10 d’octubre, 2007

¡Mira que eres difícil!

El día 20 de octubre cumpliré 36 añitos de nada. Y siempre que se acerca esta fecha u otra susceptible de aportarme regalos, me viene a la mente el comentario que solía hacer mi madre:
“Eres tan difícil, que nunca sabemos qué regalarte”.
A estas alturas de mi vida dicha aseveración ya no me afecta ni hace que me plantee el grado de dificultad que debo de poseer o lo que eso puede querer significar. Pero sí me induce a reflexionar sobre el hecho de que -por alguna razón que todavía desconozco- mis preferencias personales siempre han diferido en gran medida de todo lo que la sociedad presupone que me gusta por el mero hecho de haber nacido fémina.

Ciertamente, de niña no me gustaban las muñecas; prefería jugar a indios y vaqueros con mi hermano, subirme con él de noche al tejado de casa para espiar al vecino (aunque el espía era él) o sumergir el Madelman vestido de buzo en el lavadero.



Tampoco me gustaban los vestiditos, ni los lacitos, ni las blonditas, ni las colitas, ni las merceditas; lo mío eran las camisetas, los vaqueros y las camperas; ah, y el pelo despeinao.
Tampoco las princesas de cuento me decían nada; me inspiraban mucho más los personajes como Tarzán, Willy Fog, Los Tres Mosqueteros, Sandokan...


Admito, asimismo, que siempre he odiado el color rosa. Y no comprendo por qué en pleno siglo XXI la mayoría de los juguetes y complementos para niñas tienen que ser del color de los chicles de fresa. (¿Que no? Fijaros en los próximos catálogos navideños y luego hablamos.)
También es cierto que nunca me gustaron las joyas. De pequeña solía extraviar los pendientes con la esperanza de que no me compraran más. Hubo un tiempo en que llevé alguna alhaja pero ahora soy consciente de que fue más por mimetismo social que por auténtica devoción personal. (Ya sabéis, la adolescencia y sus inseguridades.)
Y también es verdad que no uso maquillaje de ningún tipo. Sencillamente me repugna. Que nadie se ofenda. Una vez me maquillaron para un desfile del instituto y lo pasé fatal, porque me picaba la cara y no podía rascarme ni frotarme los ojos. Y el lápiz de labios es nauseabundo. Lo sé porque me lo comí.
Es cierto, tampoco uso zapatos de tacón. Bien pensado, casi no uso zapatos. Soy más de botas y deportivas, ya que me permiten andar con mayor comodidad y a grandes zancadas.



También admito que nunca compro revistas de moda; considero que la moda es la mayor dictadura que sufre la sociedad “occidentalizada” (aunque insistan en vendérnosla como cultura.)
Confieso, además, que no consumo prensa rosa ni veo programas de cotilleos; ah, y no tengo ni idea de quién es la vecina de arriba ni qué detergente usa.
No puedo negar que ir de compras me aburre y que mi fondo de armario es bastante limitado. Por lo general, detesto acumular cosas materiales.
Me temo que nunca soñé con que el día más feliz de mi vida iba a tener lugar en una iglesia y yo iría enfundada en un carísimo vestido blanco... Ah, por cierto, y si alguien quisiera seducirme: nada de diamantes ni champán francés. Gracias.

Vaaaaale, de acuerdo, pues una de dos: o mi cerebro no es femenino y se equivocaron al ponérmelo (que podría ser), o todas estas cosas son un cúmulo de estereotipos culturales que entre todos seguimos alimentando con algún fin que a mí me parece muy oscuro.

Bueno, a lo que iba, que me disperso:
¿Qué tendrá que ver todo esto con no saber qué regalarme?

55 comentaris:

La interrogación ha dit...

Bueno, se me ocurren muchas otras cosas para regalarte.
Botas, zapatillas, libros, cámaras de fotos (esto es un poco caro). Cuchillos o navajas, ¿reloj?. Estas dentro de las materiales.
Para las inmateriales, que veo que te gustan mucho se me ocurren las siguientes: un poquito de viento fresco, una canción cantada por un trovador, así no tendrás que conservar el soporte sobre el que se tenga que grabar, un guiño, la llama de una vela, pero sin vela, una mariposa, sal, que aunque es material, en cuanto la eches en el agua se deshará.

Espero que te guste alguna y que te sirva como ayuda para que te regalen. jaajaaja

A mi, hay cosas de las que a ti no te gustan que a mi sí aunque tiendo, cada vez más a acumular menos cosas y me pone nerviosa que me regalen algunas cosas. Pero me encantan los zapatos, más bien las botas y últimamente, he descubierto que un poco de colorete me sienta estupendamente. Lo descubrí a raíz de tener a mi hija que con eso de no dormir me levantaba con una cara cadáver espantosa.

Lo de casarse de blanco. Me espanta. Y en vez de champán o diamantes, a mi me conquistaron con una poesía.

Besos y feliz cumpleaños.

Te regalo un poquito de buen humor mañanero.

Viguetana ha dit...

¡¡Qué buen regalo, Inte: "un poquito de buen humor mañanero"!!

Lo guardaré al menos hasta el día 20, jajaja!

Besos y gracias.

Mariano ha dit...

Si tú eres rarita, ya somos dos raritos, y mucho me temo que somos muchos más.
La gente es que es muy vaga para regalar (en general, que hay muchas excepciones), lo que suele pasar cuando se regala más por convención que por convencimiento.
Yo no sé qué te regalaría porque soy más de improvisar, pero sí sé lo que no te regalaría.
Besitos/azos.

Anònim ha dit...

Ja ja ja! m'ha encantat l'entrada i pensa que no ets la única "rarita", en som unes quantes, tot i que encara haguem de soportar els comentaris "mira que es rara"... què hi farem! no m'enrollo que vaig de cul, però no m'hi he pogut estar, és que hi estic tant d'acord!

Petons.
Nuria

vitruvia ha dit...

Pues salvo en lo de las joyas, jajajajjaa, coincidimos en nuestros "no gustos". A mi me pasa algo parecido, casi nadie acierta, y si lo hacen, creo que es más por chiripa que por empeño. Sabías que yo de joven coleccionaba navajas y machetes de supervivencia? Tuve uno que tenía en el mango todo lo imaginable para no morir por esos mundos de la aventura.
Hace un mes y pico tuve grandes broncas porque fui a la comunión de mi niña con la cara lavada.
En fin, que "habemus" muchas rara avis, no te sientas sola.
(yo el regalo me lo guardo hasta el 20 de octubre)
bicos

Viguetana ha dit...

¡Pues que vivan las rarezas, Mariano!
:D

Yo me contentaría con que llegara tu novela a Vigo ¡¡¡de una puñetera vez!!! ¡jajaja! (Lo siento, ya sé que a ti te molestará todavía más que a mí.)

Besos

Viguetana ha dit...

¡Ay, qué bien, Vitru-rara avis! Ya me siento menos sola.
:D

La verdad es que ahora ya no me importa pero de jovencita lógicamente me incordiaba mucho tener que oírme decir cosas del estilo: "Es que mira que eres complicada" "¿Por qué no puedes ser como todo el mundo?" etc.

Oye, cualquier día te pido un machete de esos... jeje!

Bicos

Viguetana ha dit...

Hola Nuria!

Aviam si al final resultarà que tot això no li agrada a cap dona!!
jajaja!

Petonets

Africana Blanca ha dit...

Hola Ester. M'encanta que em facis somriure de bon matí. Tu no ets rara, és que la majoria estem "alienats". No hi ha res tan increíble com la autenticitat i l'exclusivitat que tu desprens. No ets rara, ets increíble i inabarcable, per això és difícil estar a la teva alçada. Petons, gràcies per ser sempre al meu costat, no sé com t'ho fas, però la teva constància i protecció és una de les coses que fa més complicat treiar un regal per tu, ja que sigui el que sigui, mai estarem a l'alçada del que tu mereixes. Tu vales mucho, nena!!!Africana Blanca

Viguetana ha dit...

Hola, Africana blanca!!!
:D

Que potser diries que la teva amistat no està a la meva alçada???
Que potser et sembla que la teva amistat no és un dels millors regals que em pots fer???

Doncs, això mateix.
:-)

Una abraçada, reina. I que tinguis un bon dia.

Mariano ha dit...

¡Ay Viguetana! Pensé que Vigo estaba en el mismo hemisferio que Madrid. No entiendo porque no llega. ¡Caca! Me consta que en las casas del libro de Madrid, Sevilla y Barcelona no tardan tanto ni de coña...
¿Será que te lo van a dar el mismo día 20 de octubre?
Repito caca.
Compungido me hallo.

John ha dit...

Moneypenny también es así pero nuestra hija, con sus cuatro añitos, le encanta pintarse los labios y las uñas, las princesas Disney y el color rosa. Cuando se sienta, tiene un cruce de piernas que ya quisiera para sí alguna top model. Nosotros miramos espantados para ella y nos preguntamos de dónde habrá salido, porque esas cosas no las ve en casa. Deben de ser algunos genes descarriados de alguna antepasada coqueta.

Moneypenny se casó de blanco y yo de corbata. Pero la nuestra fue una boda muy peculiar. Para empezar, nos casó un amigo. A mí me encantaba la parte festiva del asunto. Con decirte que terminamos jugando y cantando casi todos en el medio del salón del restaurante, te puedes hacer una idea ;-)

John ha dit...

¿Un regalo para tu cumpleaños? Te invitaría a cenar y cocinaría yo. No es que sea un gran cocinero, pero conozco cuatro platos muy resultones y poco conocidos que seguro que te gustarían ; )

Viguetana ha dit...

Bueno, y mi madre se pinta, se tiñe, usa tacones y gusta de ir de compras y ponerse joyas... Ya ves.
:-P

En cuanto a tu regalo... ¡¡ACEPTARÍA ENCANTADA!!
:D

Viguetana ha dit...

Mariano: Llegará, llegará. Será que como saben que estoy a full leyendo antropología y otras lindezas, no quieren que me atosigue...
(Caca.)

Belén ha dit...

Pues está clarísimo, Vigue... Yo te regalaría ropa deportiva, o algo relacionado con la salud... suelo regalar un bono de sesiones del spa que sientan de maravilla, esos de chorros por todos los lados, con masaje, y relajaciones varias, para cuando vuelvas de entrenar... Hace?

Un beso!

migramundo ha dit...

Si te sirve de consuelo te diré que a mí también me dice mi madre que no sabe qué regalarme. Típico, por lo visto. Yo te regalo la mejor de mis sonrisas con el deseo de que tengas un muy feliz cumpleaños. ¡Ah! Y un sonoro beso.

Mariano ha dit...

Viguetana, acepta el regalo de Belén ipso facto, y luego si eso, ya me pasas el bono a mí..., que tú eres más de no parar y yo soy más de relajarme. XD

Escriptorum54 ha dit...

¡qué alegría! una como yo .....

Al final no me regalan ni libros, a menos que haga una lista y diga cuáles quiero.

Yo me casé con traje de chaqueta porque hice pruebas con un traje blanco y casi me da un patatús.

Bien, pues te regalo un fuerte abrazo, una sonrisa llena de ternura y una mirada chispeante.

Y muchos besos

Viguetana ha dit...

¡¡Uau, Belén, menudo regalazo!!
¿Cómo me llega ese bono? ¿Vía e-mail?
:-P
Lo usaría después de la próxima carrera larga en la que participe.
:-)))

Besos

Viguetana ha dit...

Caramba, Migra, tú tampoco te quedas corto...
:D

Y lo fácil que es esto de regalar, ¿Verdad?

Pues otro beso pa'ti. Éste en dolby-stereo, que mola más aún.

Viguetana ha dit...

Mariano: Tú nada de relajarte, que tienes que escribir para todas tus musas. Anda, anda...
:-P

Viguetana ha dit...

Esto es el despiporre, oyes.
Pues nada, Escriptorum54, agasajada me quedo (es que ahora está en boga hablar así, ¿sabes?). Y mucho, por cierto.

Gracias a tod@s por las ideas y los regalitos.
¡Muá!

Anònim ha dit...

Y que hay de esos planes que teníamos y que hicimos con tanta ilusión y cariño (o eso creía yo). Sniff, sniff ...

Esa gran escalinata ... humo ... luces ... suena la música (the eye of the tiger) y aparecemos:
Yo con chaqueta blanca, camisa con pechera rococó y cuello de parapente. Abierta hasta el ombligo mostrando mi masculino torso peludo, mis cadenas y medallas.
Ese pantalón negro, brillante, bien ceñido, con pata de elefante y marcando bien marcado tu juguete favorito. Sniff, snifff. Los zapatos de tacón cubano que compré con tanto anhelo ...

Tu, de blanco, con esa minifalda de tus sueños, apretada a reventar y unos centímetros por encima del pliegue del culo. Ese corsé bien bordado y bien cortado, por encima del ombligo, siempre muy ceñido y con apenas espacio para contener nada. Los tacones más desafiantes que imaginamos, y por supuesto, el velo cubriendo tu rostro.

Sniff, snifff ...

Y yo que incluso había comprado una réplica auténtica de la Tizona para cortar la tarta ...

"Tu" Adri ;-(((

Viguetana ha dit...

Adri, cariño, no te alteres. Ahora mismo lo "hablamos", ¡jajaja!

De todos modos, esos planes no incluían iglesia, ni cura ni el clásico vestido de novia, ¿no?
Pues eso.
:-P

(Hay que ver... con lo serio y formal que es siempre mi Adri ¡y hoy va y se me desmelena en público!)
:D

TE QUIERO, ADRI.

Belén ha dit...

Como quieras te llega, dime sitio ;)

banderas ha dit...

¡¡Qué bueno lo de Adri!! Y yo que lo hacía un chico serio (que no soso) va y se nos destapa un chico plataformas al estilo "Priscilla, reina del desierto"... ja!ja!ja!

Oye, nena, ya ves que no eres tan rarita. A mi de pequeño me gustaba jugar con muñecas y barrer el suelo de la peluquería a la que iba mi madre. He tenido alguna que otra camisa rosa (no es que me flipara, pero eso era más por el ¿qué diran? que por otra cosa), e incluso me he maquillado en alguna ocasión (aparte de las imprescindibles por mi afición al teatro, claro) la raya del ojo, que queda muy mona. Ya ves, rarito que es uno... aún así soy papá de dos hermosos niños, como tú bien sabes.

Bicos, reina.

Félix Soria ha dit...

Felicidades anticipadas y, la verdad, no creo que seas tan rara como tu pareces pensar. A mi y a Vicenç --un amigo de la infancia-- no nos gustaban las pistolas, en contra de lo que estilaban la mayoría de vecinos de nuestra edad y luego, a los 36 --¡¡uf!!, quien los pillara--, estaba convencido de que raro, raro lo que se dice raro, el único raro del barrio era un vecino ya adulto que era ex militar y estaba empeñado en enseñarnos a amartillar un revólver al que amaba más que a sus hijos. Aunque ahora empiezo a pensar que nadie, absolutamente nadie, es raro. Felicidades y sigue siendo "rara"; es decir, singular.

Viguetana ha dit...

Belén: ¿Que te diga sitio? ¿Pero tú no vives en Zaragoza?
:-O

Banderas: Ya lo ves. Incluso Adri tiene su punto friki, ¡¡jajaja!!
:D
En cuanto a tus "experiencias"... bueno, me gusta saber todo eso de ti, ¡jajaja!
La verdad es que a mi hermano también le gustaba jugar con muñecas (¡las que me regalaban a mí!). Bicos.
:-))

Félix: Pero lo que quería expresar con esta entrada es que la puñetera sociedad (a través de ese gran altavoz que es el libre mercado) sigue etiquetándonos a tod@s de manera absurda. Las niñas, rosa y los niños, azules.
cuando está visto y comprobado (no hay más que leer los comentarios) que cada cual es un mundo, como tú mismo dices, muy singular.
Gracias por las felicitaciones.
:-)
Petonets

vitruvia ha dit...

Bueno, bueno, bueno, flipada quedo con tu Adri, jajajajaja. Y me pego a John como una lapa. Mi peque, con los mismos cuatro años, es una adicta a los tacones y al rosa Disney. Encima se enfada porque no soy como las otras mamás y no me pongo nunca tacones. Yo tengo la teoría de que todos los niños hacen exactamente lo opuesto a sus padres, jajajajaja, así que ya te veo comprando unas Lelly Kelly para tu posibe hija, jajajajajaja

Viguetana ha dit...

Vitru: Seguramente tienes razón. Y siempre lo he pensado: Seguro que mi hipotética hija sería lo más "femenino" que habría sobre la faz de la Tierra, jajaja!!

(¿A que mola mi Adri?)
:-P

Estilografic.art ha dit...

Entonces, ¿que hago yo ahora con el estuche de maquillaje de la Señorita Pepis que te había comprado?

Por cierto, que el madelman buzo ese yo lo tenía, y no veas cómo molaba.

En fin, se lo regalaré a mis hijas, el estuche, y te compro otra cosa, ¿vale?

Viguetana ha dit...

Bueno, Estili, tampoco te apures, hombre. Siempre puedo usar las pinturas de la Srta. Pepis para dibujar...
:-)

Clandestino ha dit...

Supongo que quien no sabe qué regalarte, es porque no te conoce bien, o se resiste a hacerlo. Con perdón para los implicados eh...

A mí es que me encanta que la gente sea diferente a los demás.

Me voy a pensar tu regalo.

Viguetana ha dit...

Supongo que sí se trata más de una cierta reticencia a aceptar mi forma de ser... (en algunos casos).

¡Anda,Clandes, piensa, piensa...!
:D

wen ha dit...

Pues yo creo que que no te gusten las cosas típicas que les gusta a las mujeres no reduce las posibilidades, simplemente las cambia, y además a ti que te gustan tanto las cosas de aventura y naturaleza.. sabes yoque te regalaría? Una excursión el globo XD

Viguetana ha dit...

Pues mira, Wen, me gusta tu regalo!
De hecho, he volado en parapente y me he tirado en paracaídas, pero lo del globo me faltaba... XD

Kurtz ha dit...

Felicidades anticipades y no te preocupes por esas "rarezas". Yo también las tengo. Por eso, todos los años me regalan lo mismo: libros o DVDs.
¿Quiéres uno?
Besos.

Viguetana ha dit...

Hombre, Kurtz, los libros y los DVDs molan (bueno, depende de la temática, claro).
Aunque mejor me invitas al cine, ¿no? Y así salimos a que nos dé el aire.
:-P

Desesperada ha dit...

dios, soy cuatro meses mayor que tú!!!!! no entiendo porqué no me haces más caso, ja ja ja ja

bueno, al tema. yo adoro los tacones, sin embargo todos mis amigos dicen que tengo cerebro de tío. mi pandilla, cuando opino, responde a coro: tú opinión no sirve como de tía, tú eres como un tío. digo esto porque aunque me considero muy femenina, creo que entiendo perfectamente lo que quieres decir. yo siempre quise ser niño. siempre. a los 30 dejé de usar pantalones anchos y camisetas largas, me reconcilié con mi feminidad y ahora soy consciente de que adoro ser mujer, tiene más matices, creo, que ser hombre. pero preferiría sin dudarlo tener todas las ventajas que ellos tienen.

por eso lo que he aprendido es que encorsetamos todo demasiado, si eres tía debes ser así, si eres tío asá. hasta he escuchado que como uso tacones y camisetas ajustadas no puedo ser de izquierdas ni feminista. en fin, gilipollas hay en todas partes.

a mí siempre me regalan libros. yo te regalaría la montaña mágica de mann, no sé por qué.

Viguetana ha dit...

¡¡jajaja!!, ¡Deses, pero si yo te hago mucho caso siempre!
:D

En cuanto a lo que dices, a mí también me ocurría. Sobre todo en la época del instituto, ya que además solía ir con una pandilla de chicos, donde yo era la única chica. Ah, y también me ha costado lo mío aceptar mi "feminidad", la verdad.

De todos modos mi "reivindicación" es justo para lo que tú dices. Que todos somos personas y cada cuál tiene sus gustos y sus preferencias. Y que el simplismo en el que se cae demasiado a menudo cada día, me molesta muchísimo.

Ah, oye, pues La montaña mágica no lo he leído. Así que ya sabes...
:-P

Lola ha dit...

Buenas... aterrizo de nuevas en tu blog... y he llegado en el momento de dar felicitaciones... bueno, aún no,... dentro de poquito, pero os veo a todos y todas muy embalados, jeje!
He visto tus comentarios en blogs que visito y la curiosidad pudo conmigo. Así que ahora que te "tengo fichada" te seguiré la pista.

En cuanto al post de hoy, creo que me uno a lo de ser rara,... a mí me siguen persiguiendo diciéndome lo difícil que soy para acertar en los regalos y blablabla,... en fin. Con lo contenta que me pongo yo con cualquier cosita "fuera de lo normal".
Un abrazo.

Viguetana ha dit...

¿Fuera de lo normal, Lola?
¿Has dicho fuera de lo normal?
¡Es que mira que eres difícil...! ¿No te puede gustar lo mismo que a todo el mundo?
:-P
:-P
:-P

Saludetes.

c.o.v. ha dit...

Viguetana!

Alucinando me he quedado!

Va a resultar que una de dos:

1°) O es cierto que nos hemos fundido esta mañana en el blog de Vitrubia,

o

2°) Que después de todo no soy tan rara como yo creía,

Porque TODO lo que dices me describe perfectamente!!!!!

Detestar el rosa, no jugar con muñecas, pasarte la niñez leyendo (hubo una temporada que viví en un sitio donde sólo había un libro, y me lo leí algo así como 20 veces, porque mejor eso que nada. Era el Sandokán!!!), odiar los tacones, no tener joyas (menos un par de anillos que levo porque cada uno de ellos es una historia), odiar las compras, el armario limitado (y todo negro), odiar los programas de cotilleos (y el cotilleo simplemente)...

Vamos, es que en lo único que no coincidimos es en lo del maquillaje; a mí me gusta pintarme de negro los ojos, y darme un poquito de marrón en los labios...

Ah! En lo del no gusto por la boda de ensueño también coincidimos; yo me casé porque me engañaron para cazarme (algún día lo contaré... o no, mejor no lo cuento), pero fue sólo por lo civil, y yo iba de negro con abrigo rojo. Una vez firmado el contrato que me "unía" al hombre de mi vida, viene mi madre y me dice: "qué, y el anillo qué, hija mía, que tienes que ser tú la única novia en el mundo que se olvida de comprar los anillos de boda...?" Y fue ella y me prestó un anillo para 'figurar' lo del símbolo del anillo. Eso sí, me hizo prometer que me compraría uno lo más rápido posible... Cuando hicimos 7 años de vivir juntos (que no de la boda), le compré a mi hombre un anillo, para la cosa de lo simbólico (usea, 7 años des-simbolizado)... pero se me olvidó comprar al mismo tiempo uno para mí. El de mi madre todavía lo llevo, y ella ya ha dejado de decirme que cuando coño me voy a comprar ya el anillo de boda, y que a ver si nos vamos centrando ya...

Increíble las coincidencias. Ahora sólo espero que me de por ponerme a correr, que me vendría bien para la circulación :-)

Saludos!

James Joyce ha dit...

Pues... no se si será fácil o no. Pero yo nunca te regalaría nada rosa, en eso estamos muy de acuerdo. No me gusta nada.

En cualquier caso, haz lista de regalos (al estilo de las listas de bodas) y que te regalen lo que quieran.

mgqeaol ha dit...

No creo que sea difíil saber que regalarle a alguien a quien conoces bien. Sólo es cuestión de conocer sus gustos, los que sean.
Por cierto, como soy un desastre, te felicito ya por si acaso no me acuerdo el 20 y te regalo muchos besos (que eso le gusta a todo el mundo no?). Besitos

MonikaMDQ ha dit...

Uy llego medio tarde para opinas sobre el regalo! pero supongo que unas zapatillas o algo para correr no?
besos :)

Desesperada ha dit...

ehhh pues tienes que leerlo, te encantaría!!! bueno, te lo debo.

Viguetana ha dit...

Ostras, c.o.v, creo que te llevas la palma por el comentario más largo jamás dejado en mi blog, jajaja!!
Pues sí que son coincidencias, sí.
:-)))
Está bien esto de sentirse comprendida, ¿verdad? Ya me contarás si te doy por correr, jejeje. A mí me encantaría hablar neerlandés así, de sopetón.
:-P

Besos

Viguetana ha dit...

Pues gracias, mgqeaol, felicitada me siento. Y besuqueada, claro, y besuqueada.
:-))

Viguetana ha dit...

James Joyce, ¡qué práctico eres, hijo! (Confieso que ya lo hago...sssshh)

Viguetana ha dit...

Monikamdq: ¡Bienvenidas serían siempre, unas buenas zapas!
:-)

Viguetana ha dit...

Desesperada: ¿Me lo debes? ...mmmm... ¡Vale!
:-)))

Desesperada ha dit...

es que no sé por qué, me pega que ese libro te gustaría.

Anònim ha dit...

felicidades morangui, que cumplas muchos más y siempre haciendo deporte campeona.
yo a los madelmanes les hacia uniformes (modisto de alta costura frustrado,jeje), aparte de pegarles con celo o cinta aislante las piernas y brazos.el buzo lo tiene ahora mi hijo y es el que más le gusta.36 es un bonito número que sea un bonito año para ti. fojeteiro