12 de desembre, 2007

Shared Intimacy


Of all our moments of shared intimacy,
laugh and kisses,
will allways remain a sleeping print
in a hidden-away corner of my skin.

And may I ever wake up
feeling anxious,
or with the unbearable weight
of emptiness upon my breast,

shall warmth just flow out
from that trimmed piece of intimacy
once sealed by your lips.

10 de desembre, 2007

Sin rumbo


Me fuí sin haber estado.
Volví allí de donde nunca me fuí.
Y en ese trayecto de estaciones imposibles
perdí algo que nunca creí poseer.


29 de novembre, 2007

Salvem Montserrat!!!



Per unir-vos a la protesta, feu clic aquí sota / Para uniros a la protesta, haced clic aquí:

http://www.salvemmontserrat.org/index.php

Ja veurem si serveix d'alguna cosa / Ya veremos si sirve de algo.

20 de novembre, 2007

Estoy... que no estoy


TRABAJO, TRABAJO Y ESTUDIOS.

ES LO QUE HAY.

HASTA PRONTO.

CUÍDENSE.

:-)

14 de novembre, 2007

Ocho cosas que quiero hacer (antes de morir)


Kurtz me pasó este meme hace días. Y yo le puedo asegurar que he estado dándole vueltas a lo de las ocho cosas desde entonces.

Por querer hacerlo bien hasta me llevé un bloc de notas al baño para ver si allá me venía la inspiración. Pero nada.
El domingo, caminando por un hermoso bosque de robles y castaños, le comenté a Adri que me veía totalmente incapaz de pensar en 8 cosas que querría hacer antes de morir. (Y digo yo que lo de antes de morir es una obviedad, ¿no?). Que cada vez que me ponía a pensar, me quedaba literalmente en blanco.
A lo que Adri me contestó que eso es buena señal porque indica que estoy tranquila con lo que tengo y no hay nada que me quite realmente el sueño...

Vale, de acuerdo, ahora alguien podrá pensar que lo que me ocurre es que no tengo ilusiones. Pues no. Porque sí tengo ilusiones, lo que pasa es que no hay nada que piense que me gustaría hacer en un futuro y realmente crea que no voy a poder llevarlo a cabo si me lo propongo de verdad; ah, y las cosas sujetas al azar o destino, no cuentan (que me toque la lotería y tal y cual).

Kurtz, voy a tener que saltarme todas las reglas del meme. Ya ves. Pero que conste que lo he intentado, eh.
Eso sí, esta cadena me ha venido muy bien para plantearme un tema serio: de morirme hoy mismo, lo haría en la más absoluta serenidad, sin la angustia de saber que me dejo cosas en el tintero. Lo afirmo con total franqueza.

Así, pues, la conclusión es ésta: hasta el día que me muera deseo seguir como hasta hoy. Ni más, ni menos. Porque hace tiempo que no me planteo las cosas para un futuro más o menos lejano. Toda mi energía y mis decisiones están centradas en el presente. Todo lo que supuestamente querría hacer, ya lo estoy haciendo.
Si algo he aprendido de mí misma en estos treinta y seis años, es que cuando deseo algo fervientemente, no ceso hasta que lo consigo. O sea, que si hay algo que ahora mismo no tengo es porque, o bien no me lo estoy currando, o bien no lo deseo tanto como parece.

Hablo por mí. Que conste.



[Las fotos son de hoy. He ido a correr un poco por el monte; qué gran placer es oír caer las hojas y pisar esa inmensa alfombra de vivos perfumes.
Se las dedico a Raquel, cuyo blog es un verdadero himno a la belleza.]

12 de novembre, 2007

EL PREMIO


PARA LOS QUE NO SEPÁIS DE QUÉ VA ESTO:

Todo empezó, curiosamente, el día en que descubrí el blog de Clandestino: Un mundo casi perfecto. Aquel día en su entrada hablaba de su novia noruega. A mí aquello me pareció una historia muy real sobre un amor tan bonito como complicado, y me enganché a leer su blog. Con el tiempo, Clandestino se dio cuenta de que su relato sobre Mina, la novia noruega, estaba muy bien valorado por sus lectores habituales y, además, parecía conmoverlos como ninguno. De ahí surgió la idea, según parece, de organizar un Concurso para Clandestinas, que consistía en presentar un texto breve inspirado en la historia de su novia noruega, junto con una foto relacionada con el tema y otra foto de los pies de la concursante.

Lo cierto es que Clandestino nunca imaginó que sus lectoras estuvieran tan p'allá como él y nunca creyó que se molestarían en enviarle todo eso. Pero lo hicimos. Clandestino contó incluso con un excelente jurado virtual formado por él mismo, el Zurdo, Estilografic y nuestro añorado Náufrago.

Durante demasiados días nos tuvieron a las concursantes en ascuas, delibera que deliberarás, hasta que por fin el día 23 de octubre, nos comunicaron el fallo final. No me lo podía creer... ¡Había ganado!

PARA LOS QUE YA SABÉIS DE QUÉ VA ESTO (podéis saltaros el párrafo anterior):

Cuando volví a casa tras aquellos días de trabajo en Cataluña (que es donde me pilló la buena noticia), me puse en contacto vía email con Clandestino, que parecía estar todavía más contento que yo de poder mandarme el premio.
Ayer, 12 de noviembre, recibí el galardón en mi casa envuelto en un sobre certificado. Dentro había otro sobre blanco con el membrete de una editorial madrileña y dentro de éste, una bolsita de papel roja, con asas y el nombre de una tienda de camisetas impreso... Lo olí todo con mucha curiosidad (sí, es una manía mía).
Sinceramente os digo que estoy encantada con mi premio, pero no por el hecho de haber recibido una camiseta sino porque ésta significa muchas cosas más. La vertiginosa sensación de haber traspasado el mundo virtual para llegar al real: el contacto por correo con Clandestino sin usar ya nuestros pseudónimos blogueros, el paquete, la foto... Todo esto me está haciendo muy feliz. Y ahora me pongo cursi pero como sé que a Clandestino le va este rollo, lo hago. Que el verdadero premio ha sido conoceros a todos vosotros, haber sido capaz de vencer mi apatía y escribir, haber conseguido que me emocionara y riera a diario con vuestras entradas, haberos tenido ahí porque sí, porque nos apetecía a todos.
Bueno, no me enrollo más, que menuda entrada me está saliendo y no se la va a leer nadie.
Muchísimas gracias a todos, empezando por Clandes por ser el artífice del concurso pero terminando por cada uno de los que estáis al otro lado de mi blog.
Un abrazo inmenso y muchos besos.

Clandestino me pidió que colgara en el blog una foto mía con la famosa camiseta en cuanto la recibiera. Pues bien, aquí la tenéis (al final de esta entrada).

Y para los que no lo leyeron en su momento, aquí está el texto que presenté al concurso:

Una brisa gélida y húmeda lijaba sus mejillas mientras una densa gota de sudor descendía contra toda lógica por la cara interna de su brazo derecho. Se aflojó un poco el cuello de la chaqueta para liberar algo de ese calor nervioso que su cuerpo había empezado a irradiar en el momento mismo de bajarse del avión en Oslo.
Avanzaba con paso firme y ademán decidido, como si los pasillos del aeropuerto de la capital noruega formaran parte de su vida cotidiana. Ya no había marcha atrás. Hacía más de dos meses que Mina le había llamado por última vez. Llorosa, con la voz entrecortada y abrumada por la angustia le había dicho que no podía, que no tenía fuerza suficiente, que era una cobarde, que la olvidara. El mensaje llegó de forma tan inesperada y sonaba tan irreal, que Carlos apenas reaccionó. Tan solo atinó a pedirle que se calmara, que no se preocupara por nada, que todo saldría bien. A través del teléfono le mandó un beso tierno y sincero, y le prometió que la llamaría al día siguiente... Y la llamó. Al día siguiente. Y al otro. Y todos los días hasta prácticamente cumplir los dos meses. Mina nunca respondió al teléfono y jamás devolvió los mensajes que él dejaba grabados con dolorosa ansiedad en su contestador.

Tendió al taxista una tarjeta con las señas de ella escritas en tinta azul. El chofer asintió con un locuaz gesto de la mano, arrancó el coche y enfiló por una avenida de calzada mullida y salpicón de árboles grises. La nieve silenciaba el paso del automóvil. A Carlos le dio la sensación de estar surcando aquel frío manto a lomos de algún animal fantástico “y tan ficticio como mis sueños con Mina”, pensó con acritud. Le escocían los ojos de tanto contener el llanto; miró por la ventanilla e intentó concentrarse en la belleza onírica de aquella ciudad de fábula.
Al cabo de lo que le parecieron unos pocos segundos, el chofer silenció el motor y le indicó la tarifa apuntándola con el dedo. Carlos le pagó generosamente, se bajó del vehículo y respiró hondo. El aire frío le hizo toser. Escrutó la fachada del edificio en busca de la que debía de ser su ventana. Quietud.
Se acercó al portal y pulsó el timbre de una vivienda que no era la de Mina. Una voz cansina pero amable preguntó por su identidad. Pronunció el nombre de ella en tono interrogativo y la voz del aparato debió de contestarle que se había equivocado de piso pero que, no obstante, le abría. “Perfecto”, pensó Carlos.
Ascendió los peldaños del inmueble con decisión pero sin ánimo de espantar al sosegado silencio que se descolgaba con pereza por el hueco de la escalera. Se detuvo ante la puerta pintada de verde que mostraba la letra C. “Curiosa coincidencia”, se dijo. Pulsó el timbre y esperó. Tragó saliva. Se atusó el pelo. Aguzó el oído; las tablas de madera crujieron bajo su peso al acercarse a la puerta para escuchar. De pronto sonaron al otro lado los pasos ágiles y livianos de un par de pies enfundados en algún tipo de zapatilla. Carlos se enderezó de inmediato y esbozó su mejor sonrisa.
La puerta se entreabrió y un par de profundos ojos azules lo interrogaron sin mediar palabra. Su sonrisa se desvaneció como engullida por un desagüe y a continuación se oyó a sí mismo preguntar quedamente: “¿Mina?”
La chica pareció encantada de saberse la respuesta y en un inglés casi perfecto le dijo: “She’s gone to Madrid. I think she went to meet her boyfriend there.”


P.S. 1: Doy aquí las gracias a Cristina y Silvia, del gimnasio Liceo, por haber accedido amablemente a hacerme la foto allí mismo.

P.S. 2: La talla es perfecta, Clandes.

:-)




11 de novembre, 2007

El juego de Vitruvia a la catalana

El otro día nuestra querida Vitruvia nos propuso un juego con palabras en gallego. Me pareció un pasatiempo bonito y hoy he querido copiárselo para empezar la semana entretenidos.

De todos modos, ésta es la variante catalana, lo cual significa que mis palabras están en catalán (obvio) y que no os voy a facilitar ninguna traducción posible. Os invito a imaginaros qué pueden significar...

- xarxa
- sorra
- groc
- cigró
- suro
- xai

Si veo que os cuesta mucho, aportaré la traducción desordenada en un comentario. Son palabras de la vida diaria. No tienen nada de literatura.

Venga, no os cortéis y participad. Huelga decir que no vale usar diccionarios, programas de traducción ni amigos/-as catalanes. Los que sepáis catalán, absteneros, por favor.
:-)
¡Hagan juego, señores y señoras!

09 de novembre, 2007

Gràcies


[En català]
Com molts de vosaltres ja sabeu, fa uns dies vaig anar-me’n a Catalunya per feina.
La FEEC (Federació d'Entitats Excursionistes de Catalunya) m’havia contractat per fer de nexe lingüístic entre els representants de diverses federacions de muntanya i d'escalada que són membres de la
UIAA (Unió Internacional de les Associacions d’Alpinisme).
Doncs bé, senzillament voldria agrair a la FEEC i, en particular, a la persona que em va contactar per haver-me donat l’oportunitat de viure una experiència tan enriquidora. Mai no havia pogut conjugar tan bé la feina amb l’afició. Però el més important de tot és que, gràcies a aquella intensa setmana, vaig conèixer persones veritablement encisadores i vaig tornar a sentir dins meu aquella crida de la muntanya que tant costa de desoir.
Gràcies, Gabriel. Gràcies, FEEC.


[En castellà]
Como muchos de vosotros ya sabéis, hace unos días me fui a Cataluña por trabajo.
La FEEC (Federación de Entidades Excursionistas de Cataluña) me había contratado para hacer de nexo lingüístico entre los representantes de varias federaciones de montaña y escalada que son miembros de la UIAA (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo).
Pues bien, sencillamente quiero agradecer a la FEEC y, en particular, a la persona que me contactó el haberme brindado la oportunidad de vivir una experiencia tan enriquecedora. Nunca antes había podido conjugar tan bien el trabajo con la afición. Pero lo más importante de todo es que, gracias a aquella intensa semana, no sólo conocí a personas encantadoras, sino que volví a sentir dentro de mí esa llamada de la montaña que tanto cuesta desoír.
Gracias, Gabriel. Gracias, FEEC.

07 de novembre, 2007

Balance anual

Desde que practico la vida adulta (entiéndase por ello el vivir independiente de los padres y trabajar de manera continuada), he tenido muy claro que soy de esas personas que laboran porque no les queda otro remedio, no porque se lo pasen pipa tecleando palabras en una pantalla de ordenador (que es lo que hago yo).

A raíz de tanta clarividencia sobre mí misma y mi circunstancia, fui llenándome la vida con actividades ajenas al mundo laboral. Por encima de todo (leer, salir de juerga, ir al cine, etc.), he dedicado la mayor parte de mi tiempo libre a recorrer a pie kilómetros y kilómetros de tierra sin asfixiar – digo, sin asfaltar -, y a subirme por terrenos de perfiles inclinados y situados bastante por encima del nivel del mar.
Ésta, mi mayor afición, tomó forma definitiva allá por los años 1991-1992 durante mi estancia en Inglaterra, país que cuenta con una larga y mimada tradición excursionista a sus espaldas. A partir de entonces, los retos fueron yendo a más y pronto pasé del senderismo a la escalada en roca y de allí, al alpinismo con crampones y piolet.
Pasito a pasito fui descubriendo paisajes variopintos, cordilleras impresionantes, macizos de impacto, pueblos recónditos y gentes con un estilo de vida de lo más diverso y enriquecedor.
A lo largo de unos 10 años invertí los fines de semana, los puentes festivos y las vacaciones a perderme entre bosques, escalar paredes de roca, coronar cumbres nevadas, explorar valles profundos y recorrer países lejanos...



[Ascensión al Illimani, Bolivia]


El pasado día 28 de octubre se cumplió un año de mi vida en Vigo. Y ayer, día 6 de noviembre, este blog cumplió también su primer añito de existencia.
Para mí ha sido un año extraño (tampoco nos vamos a engañar al respecto).
Un año en el que he tomado mayor conciencia, si cabe, de todo lo antes mencionado. Un año durante el cual mi labor profesional ha ido perdiendo cualquier presunta traza de trascendencia. Un año en el que me he dado cuenta de que si algo realmente me llenaba hasta hace poco tiempo era saber que en unos días me hallaría de nuevo entre paredes de roca viva, durmiendo en un saco y cargando con lo esencial sobre mis propios hombros...



[Ascensión al Sajama, Bolivia.]


Este año ha sido duro porque, a pesar de haber intentado disfrutar con la práctica de otras actividades deportivas, como correr por asfalto, participar en duatlones o recorrer los suaves y taimados perfiles de Galicia, mi corazón sigue pidiéndome con insistencia que lo lleve a la alta montaña...

No pretendo que nadie comprenda esto. Es más, estoy segura de que nadie lo va a comprender de verdad; es probable que penséis que soy una persona muy desagradecida porque se diría que no valoro todo lo que, sin duda alguna, tengo la suerte de poseer.
Me da igual. Así es como me siento tras mi primer año de residencia en Galicia.

Éste es mi balance personal y esto es lo que hay.

30 d’octubre, 2007

Aquí, unos cumpleañeros...

Y aquí, una familia.




(Fotos tomadas el viernes, 19 de octubre, por la noche.)





17 d’octubre, 2007

Cerrado hasta el 30 de octubre


Queridísim@s tod@s:

Mañana volveré a subirme a un avión. (Ya te digo, Mariano, ya te digo...) Pero esta vez es por motivos laborales. En serio. El tema es que no voy a estar trabajando vía Internet, precisamente, y por lo tanto no voy a poder postear ni comentaros (¡con lo bien que me lo paso, cachislamar!).
Serán diez días muy intensos (fines de semana incluidos) y los pocos ratos que tenga libres para conectarme los dedicaré (o debería dedicarlos) a la UOC.
Eso sí, al menos este viernes lo tengo libre para reunirme con mi familia y celebrar el cumpleaños de mi hermano (40 taquitos) y el mío. Es que mis padres tuvieron tanta puntería que nos llevamos 4 años y unas horitas de . Psss.

Pues nada más. Que os cuidéis mucho y sigáis tan espléndid@s e ingenios@s.
Por lo demás, ya sabéis: si os apetece leer entradas antiguas de éste, mi-vuestro blog, adelante, no os cortéis.
Nos “vemos” el día 30 de octubre.
Sed buen@s.

Con cariño,
Viguetana

P.S.: Iba a currarme una despedida en verso para honorar a mi admirado Estilografic... pero se me echó el tiempo encima. Cosasquepasan.

15 d’octubre, 2007

Nosotros somos la Tierra

Hoy es el Blog Action Day o Día de la Blogacción. Y el objetivo es que el mayor número de blogs hablen de nuestro planeta con la intención de difundir el respeto por el entorno natural y su conservación.
En este blog ya he tratado el tema del medio ambiente en alguna ocasión y he escrito sobre lo que para mí es la causa principal de su deterioro.

Hoy no dispongo del tiempo suficiente para redactar una entrada bien hecha.
Así que me limitaré a soltar esto:
Las principales víctimas de la contaminación atmosférica, de la insalubridad de las aguas, de la desertización y de la falta de recursos naturales seremos nosotros, los humanos. No el planeta. Así que, ya sabéis: si os atrae la idea de suicidarnos colectivamente, seguid como hasta ahora. El éxito está asegurado.



Foto de Jean-Marie Vives.

10 d’octubre, 2007

¡Mira que eres difícil!

El día 20 de octubre cumpliré 36 añitos de nada. Y siempre que se acerca esta fecha u otra susceptible de aportarme regalos, me viene a la mente el comentario que solía hacer mi madre:
“Eres tan difícil, que nunca sabemos qué regalarte”.
A estas alturas de mi vida dicha aseveración ya no me afecta ni hace que me plantee el grado de dificultad que debo de poseer o lo que eso puede querer significar. Pero sí me induce a reflexionar sobre el hecho de que -por alguna razón que todavía desconozco- mis preferencias personales siempre han diferido en gran medida de todo lo que la sociedad presupone que me gusta por el mero hecho de haber nacido fémina.

Ciertamente, de niña no me gustaban las muñecas; prefería jugar a indios y vaqueros con mi hermano, subirme con él de noche al tejado de casa para espiar al vecino (aunque el espía era él) o sumergir el Madelman vestido de buzo en el lavadero.



Tampoco me gustaban los vestiditos, ni los lacitos, ni las blonditas, ni las colitas, ni las merceditas; lo mío eran las camisetas, los vaqueros y las camperas; ah, y el pelo despeinao.
Tampoco las princesas de cuento me decían nada; me inspiraban mucho más los personajes como Tarzán, Willy Fog, Los Tres Mosqueteros, Sandokan...


Admito, asimismo, que siempre he odiado el color rosa. Y no comprendo por qué en pleno siglo XXI la mayoría de los juguetes y complementos para niñas tienen que ser del color de los chicles de fresa. (¿Que no? Fijaros en los próximos catálogos navideños y luego hablamos.)
También es cierto que nunca me gustaron las joyas. De pequeña solía extraviar los pendientes con la esperanza de que no me compraran más. Hubo un tiempo en que llevé alguna alhaja pero ahora soy consciente de que fue más por mimetismo social que por auténtica devoción personal. (Ya sabéis, la adolescencia y sus inseguridades.)
Y también es verdad que no uso maquillaje de ningún tipo. Sencillamente me repugna. Que nadie se ofenda. Una vez me maquillaron para un desfile del instituto y lo pasé fatal, porque me picaba la cara y no podía rascarme ni frotarme los ojos. Y el lápiz de labios es nauseabundo. Lo sé porque me lo comí.
Es cierto, tampoco uso zapatos de tacón. Bien pensado, casi no uso zapatos. Soy más de botas y deportivas, ya que me permiten andar con mayor comodidad y a grandes zancadas.



También admito que nunca compro revistas de moda; considero que la moda es la mayor dictadura que sufre la sociedad “occidentalizada” (aunque insistan en vendérnosla como cultura.)
Confieso, además, que no consumo prensa rosa ni veo programas de cotilleos; ah, y no tengo ni idea de quién es la vecina de arriba ni qué detergente usa.
No puedo negar que ir de compras me aburre y que mi fondo de armario es bastante limitado. Por lo general, detesto acumular cosas materiales.
Me temo que nunca soñé con que el día más feliz de mi vida iba a tener lugar en una iglesia y yo iría enfundada en un carísimo vestido blanco... Ah, por cierto, y si alguien quisiera seducirme: nada de diamantes ni champán francés. Gracias.

Vaaaaale, de acuerdo, pues una de dos: o mi cerebro no es femenino y se equivocaron al ponérmelo (que podría ser), o todas estas cosas son un cúmulo de estereotipos culturales que entre todos seguimos alimentando con algún fin que a mí me parece muy oscuro.

Bueno, a lo que iba, que me disperso:
¿Qué tendrá que ver todo esto con no saber qué regalarme?

08 d’octubre, 2007

Otoño fecundo

Te calzas las zapatillas y sales a trotar a ritmo calmado por las pistas de tierra de los montes gallegos que a estas alturas del año empiezan a tapizarse con las primeras hojas doradas. Pero algo te impide seguir; centenares de esferas llenas de pinchos cubren el suelo. Muchas de ellas ya están abiertas y muestran indecorosas su exquisito interior: castañas.

Te olvidas del correr y empiezas a recoger los primeros frutos de este otoño que promete ser fecundo.


Te sorprendes a ti mismo por deleitarte en algo extraordinario que en su día fue del todo habitual: disfrutar de lo que la naturaleza te brinda de forma voluntaria y generosa...

Aunque inevitablemente siempre habrá alguien molesto por tu gesto: la pequeña ardilla que desde lo alto de un árbol te recrimina mediante agudos grititos que te lleves las castañas más gordas. Normal.



(Una lástima que no lleváramos la cámara encima en el momento de recogerlas.)

03 d’octubre, 2007

Wir haben's geschafft!!!!! (*)

Pues sí, (*) lo hemos conseguido. Y estamos muy enteras; sin lesiones, sin rozaduras (bendita vaselina), sin ampollas, sin pájaras... Sólo cierto dolor muscular que se irá con una suave recuperación activa. Por cierto, Mariano, llegué a casa ayer por la tarde. Y es que, saliendo de Berlín, me pasé por Terrassa (que no Varsovia), para ver a mi familia y amigos. Gracias por preocuparte. :-P

Muchas gracias a todos/-as por las palabras de ánimo que dejásteis en la entrada anterior. La verdad es que la ENHORABUENA es también para vosotros/-as. Os prometo que en los últimos 5 km invoqué a todo el mundo para que no me fallaran las fuerzas. Pasé revista y allí estabais: Adri, mi familia, mis amigos de siempre, los nuevos amigos de Correr en Galicia y vosotros (mis colegas blogueros). Así que, ya lo sabéis, esta medalla de Finisher que aparece en la foto siguiente es mérito de todos. Pues siempre es más fácil enfrentarse a un reto sabiendo que cuentas con el aliento de personas que creen en ti.


Ahí va la crónica:


Viaje. Llegamos a Berlín a las 14:35h del sábado, fuimos directas a recoger los dorsales en el recinto ferial y luego anduvimos la distancia que separaba nuestro hotel de la línea de salida para ver cuánto tiempo precisaríamos a la mañana siguiente: 45 minutos. Demasiado. Decidimos que iríamos en metro... Cenamos muy bien en el Restaurante Brunello de la Knesebeckstrasse (por si alguien se pasa algún día por ahí). A la mañana siguiente nos levantamos a las 6h. Desayunamos muy bien. Sólo hubo algo negativo antes de la salida: yo fuí dos veces al baño con descomposición. Lo achaqué a los nervios...


Salida. Como yo no disponía de registro de tiempo en maratón por ser mi primera vez, tuvimos que situarnos en el último bloque de la parrilla de salida (había tantos bloques como de la A hasta la H). Gebrselassie y compañía salieron zumbando del bloque A a las 9h. Nosotras pasamos por la línea de salida ¡25 minutos después! (Os recuerdo que había más de 40.000 corredores.)


Carrera. Cogimos un ritmo muy bueno pero allá por el kilómetro 10 noté que el agua se me quedaba bailando en el estómago. Intenté no pensar en eso. Pasamos por el control del media maratón en un tiempo real de 1h 54', a pesar de tener que ir adelantando a gente todo el rato. Lo cierto es que resultó una carrera bastante incómoda porque no podías ir en línea recta corriendo en tu propio espacio, sino que tenías que ir practicando una espacio de slalom con cambios de ritmo para poder esquivar a los demás.


Allá por el kilómetro 25 me quedó claro que mi estómago no estaba digeriendo nada. Me subía el desagradable reflujo del desayuno todo el rato: el agua seguía bailándome en el estómago y de vez en cuando sentía náuseas. Ya no cabía duda, se trataba de un corte de digestión. Pero seguimos. Por el kilómetro 30 le dije a Gala que tirara porque yo empezaba a temerme lo peor. Las náuseas aumentaban y me impedían correr con comodidad. La cosa, definitivamente, fue a peor. Tuve que pararme un par de veces debido a las arcadas. Anduve unos metros en cada ocasión para que el estómago se asentara un poco. Finalmente pasé por la línea de meta 12 minutos después que Gala. Es decir, en 4 horas, 1 minuto y 16 segundos.


Conclusión. Estoy muy satisfecha de cómo corrí. De no haber sido por este indigesto incidente, habría bajado seguro de las 4 horas y habría hecho un tiempo muy parecido al de Gala, que cruzó la línea de meta en unas fantásticas 3 horas, 49 minutos y 35 segundos. La prueba de ello es que, una vez hube vaciado abruptamente el estómago tras la carrera, me encontré fenomenal. De hecho a las 19h estaba cenando tan ricamente en casa de unos buenos amigos.




Llegué a Vigo ayer por la tarde, hice la compra, puse un par de lavadoras, fuí a classe de spinning con Adri y tras la cena, hice los honores a esta hermosa tarta que Adri me trajo con todo su cariño.





Agradezco muchísimo vuestras muestras de impaciencia por saber cómo fue todo y os pido disculpas por el retraso de esta crónica. Vitru: ya he vuelto. Estili: me duché. Banderas: me cuidaré mucho esta semana pero lo cierto es que me encuentro fenomenal y todavía no me lo creo. Belén: la próxima vez te vienes conmigo para evitar los calambres del enfriamiento postcarrera. Interrogación: a ti te quiero para animar, claro que sí. Desesperada: eso, sponsors, sponsors, a ver si me consigues alguno. Mariano: a Gebrselassie no le vi ni el pelo. :-P

Aquí os dejo mis tiempos para que os hagáis una idea del tremendo bajón de ritmo de los últimos kilómetros. Una lástima, sí, pero todo forma parte del juego:
5 km: 00:28:06
10 km: 00:55:12 / 00:27:06
15 km: 01:21:13 / 00:26:01
20 km: 01:47:54 / 00:26:42
25 km: 02:15:19 / 00:27:25
30 km: 02:43:49 / 00:28:31
35 km: 03:13:07 / 00:29:18
40 km: 03:47:53 / 00:34:47

Y aquí el vídeo de mi llegada a Meta/Ziel por si alguien todavía no se cree que yo estuviera allí. Lástima del señor de la banderita, que me tapa justo en el momento en que cruzo la línea de llegada. Aparezco detrás, comprobando mi cronómetro, vestida con camiseta de tirantes a rayas horizontales azules y blancas. Mallas negras tipo pirata: http://www.finisherclip.de/en/previews/index/16/F6030/DSL/links



De un total de 6.499 mujeres participantes, Gala quedó en la posición 938 y Viguetana en la 1688. (Para que veáis lo importante que son 12 minutos...)

Dentro de nuestra categoría (por edad), de un total de 1.050 corredoras, Gala entró en la posición 201 y yo, en la 334.



27 de setembre, 2007

Berlín

Mañana por la mañana me subiré a un avión que me dejará en Barcelona. Allí me reuniré con Gala, la hermana de Adrián. Pasaré la noche en su casa y el sábado tomaremos otro avión que nos llevará a Berlín. Será una visita de médico, ya que el lunes estaremos de vuelta en Barcelona.

¿Y todo eso para qué?, os preguntaréis.
“Pues porque esta mujer no sabe estarse quietecita”, pensará Mariano, el zurdo.
“Habrá algún festival de algo”, pensará Estilografic.
“Será por trabajo”, pensará Desesperada.

“¿Para mejorar su alemán?”, se preguntará la Interrogación.
“Quizás le ha tocado un premio de esos de fin de semana”, podrá pensar Vitruvia.

Frío, frío...

Resulta que, cuando empecé a temerme que íbamos a ser baja para la carrera transalpina de este año, Gala me anunció que ella se apuntaba a otro bombardeo; uno de esos que a mí no me flipan tanto por jugarse en otro tipo de suelo. Pero como a falta de pan, buenas son tortas, lo barrunté por espacio de unos minutos y le dije que sí, que vale, que yo también me apuntaba.

Hoy, sin darme apenas cuenta y tras unos meses de entrenamiento muy, pero que muy sui generis, me hallo a las puertas del día D. El domingo, día 30 de septiembre, a las 9h de la mañana, estaré – si nada lo impide – en la línea de salida del
Maratón de Berlín. (Banderas, espero que no me odies por esto.)

Y por lo que parece no somos las únicas chaladas que no tienen nada mejor que hacer este domingo por la mañana, ya que se ha completado el cupo de inscripciones. Seremos 40.000 personas corriendo 42 km (+ 195 metros) simplemente porque sí, porque nos apetece...




PD: Llevaré el dorsal F6030.

:-)

Contra el abuso en todas sus formas y colores

A través de la bitácora Mar de preguntas me enteré ayer de que hoy, 27 de septiembre, es el día internacional de los blogs contra el abuso...
Como, desgraciadamente, no hay más que abrir el periódico para encontrar varias noticias relacionadas con algún comportamiento abusivo, yo me limitaré a hacer una reflexión a partir de una anécdota personal.


Cerca de donde vivimos, en Vigo, hay una pequeña empresa que trabaja con vidrio y cristal que posee una pequeña flota de furgonetas. Durante los primeros meses de residir aquí, y con motivo de un espejo que los propietarios de nuestro piso acababan de comprar, tuve que hablar varias veces con la titular del negocio, que aparte de maleducada resultó ser una incompetente. Digamos que a mí me cayó muy mal la señora, pero también es cierto que yo podría haber tenido mala suerte o ella un mal día que se le prolongó a lo largo de varias semanas.
En fin, a lo que iba.
Al cabo de un tiempo, estando yo en la parada del autobús que se halla en la acera de enfrente del negocio en cuestión, la susodicha señora aparcó la furgoneta justo en la zona delimitada para el bus. Sin dignarse a mirar a los cuatro pringados (pensaría ella) que nos hallábamos ahí de pie, la mujer y su hija salieron del automóvil con la cabeza bien alta y los modales a la altura del betún.
A mí se me quedó cara de imbécil pero la chica que estaba a mi lado lo dijo en voz bien alta: “Son unos prepotentes. Siempre hacen lo mismo. Se creen que son los amos del barrio... ¡Gentuza!”.
El autobús se las vio y deseó para poder detenerse en la parada sin obstruir todo el tráfico de la avenida Ramón Nieto (que no es poco).
Mi reflexión es la siguiente: si los ciudadanos de a pie, como la citada señora de la cristalería, hacemos uso y abuso de todo cuanto nos rodea por una supuesta superioridad autoimbuida, ¿qué no harán los/las que realmente ostentan algún tipo de poder?
Y a la vez me pregunto qué pensará esa misma mujer de los múltiples casos de abuso que probablemente escucha a diario en las noticias...

25 de setembre, 2007

Contra la censura en la blogosfera

Una entrada telegráfica para hacerme eco de esta lamentable noticia que Félix Soria nos ha dado a conocer. (Pinchad en el texto rojo para leer su post.)

20 de setembre, 2007

Wild Waves


Once again those wild waves

bringing about uneasiness,

rolling,

flooding in,

splashing,

crashing,

hitting the rocks,

bringing them down,

scattering them,

sweeping them back

into that long dead blue

and grey-green of mine.

Those wild waves...

curling in under your stormy presence

and lightning smile.


(Dedicado a mi Adrián en su ausencia)

...

19 de setembre, 2007

Vuelta al cole


Esta mañana ha dado comienzo el curso académico en la UOC.
Estoy matriculada de Teoría del conocimiento (o Epistemología) y Antropología Social.

En estos momentos elaboro el calendario con todas las fechas de entrega de trabajos, participación en los debates virtuales, etc.
Y estoy tan nerviosa como ilusionada. Siempre siento ese hormigueo en el estómago al principio de cada semestre. Además, me encanta reencontrarme con los alumnos que conocí en otras aulas, así como ir ampliando el círculo de compañeros virtuales con caras nuevas (disponemos de fotos).

Lo bueno de que empiece el curso es que me obliga a ponerme las pilas.
Lo menos bueno es que este blog va a resentirse muy, mucho del implícito cambio de prioridades en mi día a día.
En fin, como siempre decimos por aquí: esto no es ninguna obligación. Así que se hará lo que se pueda.

Nota para Wen: ¿A que no adivinas qué libro me mandan leer en Antropología Social para ir haciendo boca? (¡Hoy mismo me bajo al centro a comprármelo!)



17 de setembre, 2007

Mueve ficha. Te toca.


Siempre eché de menos tener una vocación profesional. Todo mi deambular físico y mental lo achaco a esa carencia, a ese vacío interno. Como si el mero hecho de ejercer un oficio con convicción facilitara todo lo demás.
Pero es que realmente creo que saberse en posesión de un “papel” claro en la vida ayuda a salir adelante a pesar de cualquier otra cosa.
En mi caso sé que mi férrea voluntad haría lo imposible para que yo lograra dedicarme a lo que fuese que quisiera. Sin embargo, carezco de vocación; y a pesar de ello, mi voluntad sigue siendo terca y obstinada. Por eso todos los días me taladra a conciencia con la misma letanía:
“Mueve ficha. Te toca.”

Y yo, antes de contestarle, cierro los ojos y respiro hondo.
“Qué pesada eres...”, le recrimino entre dientes, “si sabes que no tengo ficha...”.
...

13 de setembre, 2007

Minivacaciones en la Serra dos Ancares


Al final fueron sólo cinco días (del 2 al 7 de septiembre), pero cinco días de auténtico lujo.
El lujo consistió en desayunar y cenar cada día ante un paisaje divino y unas puestas de sol dignas de las mejores películas, además de ser los únicos huéspedes del albergue-refugio de los Ancares.



El lujo consistió en poder limitarnos a dormir, comer, pasear y leer, alejados de televisores, ordenadores, teléfonos, coches y todo tipo de contaminación (acústica, lumínica, atmosférica...).




El lujo consistió en respirar aire limpio y disfrutar de la naturaleza en la más absoluta tranquilidad, pues fuimos los únicos que estuvimos paseándonos por aquellas montañas de perfiles dóciles durante todos esos días. (Sigo sin comprenderlo.)










Por lo que hemos visto hasta el momento (y ya hemos ido a la Serra do Courel, a Peña Trevinca y a varios lugares de la provincia de Pontevedra y Orense), ésta es la parte de Galicia mejor conservada desde el punto de vista ecológico, si bien también presenta las huellas indelebles de incendios pasados, talas descontroladas y un exceso de pistas destinadas al tráfico rodado. En realidad, se trata de una Reserva Nacional de Caza creada en tiempos del Caudillo. En mi humilde opinión, esto ahora debería ser, por lo menos, Parque Nacional; la caza menor ya no está permitida y creo que ésta sería la mejor fórmula para que en un futuro se siguiera conservando la riqueza orgánica que aún perdura en estas tierras de pizarra y granito que unen Galicia con León: robles, hayas, castaños, acebos, tejos, rebecos, jabalíes, aves rapaces, musarañas, perdices... (Si ampliáis la siguiente fotografía, veréis la silueta de un rebeco que no nos quitaba ojo.)






En los Ancares gallegos existe cierta actividad turística en forma de casa rurales. Y resulta interesante visitar las ahora denominadas pallozas (antes, casas de teito) - las construcciones habitadas más antiguas de Europa, dicen -. En Piornedo, por cierto, hay una palloza museo por la que bien vale la pena pagar 1 euro.






Desde el punto de vista montañero, -no voy a aburriros con fríos datos sobre la altitud de las cumbres a las que ascendimos, desniveles y horas destinadas a nuestras excursiones-, quisiera comentar que las guías y mapas de esta zona, así como los supuestos senderos que la atraviesan, dejan bastante que desear. Si el objetivo de tal desinformación es que no se llene de turistas, me parece genial. Pero me da que tampoco va por ahí la cosa... Uno de los días nos pasamos 6 horas buscando un sendero que los helechos habían hecho desaparecer parcialmente. Lo bueno del caso, no obstante, fue que, en nuestra búsqueda, nos adentramos en un bosque tan frondoso como dolorosamente hermoso... (Al final, tuvimos que trepar río arriba hasta hallar el sendero.)






El último día hicimos muy buenas migas con un individuo melenudo y jovial que se nos presentó al inicio de la jornada para hacernos de guía a lo largo de 5 horas. Suponemos que esa mañana el tipo en cuestión (al que bautizamos como Goliath) se había levantado con ganas de salir de paseo y nosotros le debimos de aparecer como caídos del cielo.


>


Y, bueno, hay muchas más fotos pero creo que esta selección sirve para hacerse una idea de nuestras últimas vacaciones, durante las que, si algo ganamos, fue salud. Sin duda.




(Haced clic en el título de esta entrada para acceder a la página web de Os Ancares.)

...