12 de novembre, 2007

EL PREMIO


PARA LOS QUE NO SEPÁIS DE QUÉ VA ESTO:

Todo empezó, curiosamente, el día en que descubrí el blog de Clandestino: Un mundo casi perfecto. Aquel día en su entrada hablaba de su novia noruega. A mí aquello me pareció una historia muy real sobre un amor tan bonito como complicado, y me enganché a leer su blog. Con el tiempo, Clandestino se dio cuenta de que su relato sobre Mina, la novia noruega, estaba muy bien valorado por sus lectores habituales y, además, parecía conmoverlos como ninguno. De ahí surgió la idea, según parece, de organizar un Concurso para Clandestinas, que consistía en presentar un texto breve inspirado en la historia de su novia noruega, junto con una foto relacionada con el tema y otra foto de los pies de la concursante.

Lo cierto es que Clandestino nunca imaginó que sus lectoras estuvieran tan p'allá como él y nunca creyó que se molestarían en enviarle todo eso. Pero lo hicimos. Clandestino contó incluso con un excelente jurado virtual formado por él mismo, el Zurdo, Estilografic y nuestro añorado Náufrago.

Durante demasiados días nos tuvieron a las concursantes en ascuas, delibera que deliberarás, hasta que por fin el día 23 de octubre, nos comunicaron el fallo final. No me lo podía creer... ¡Había ganado!

PARA LOS QUE YA SABÉIS DE QUÉ VA ESTO (podéis saltaros el párrafo anterior):

Cuando volví a casa tras aquellos días de trabajo en Cataluña (que es donde me pilló la buena noticia), me puse en contacto vía email con Clandestino, que parecía estar todavía más contento que yo de poder mandarme el premio.
Ayer, 12 de noviembre, recibí el galardón en mi casa envuelto en un sobre certificado. Dentro había otro sobre blanco con el membrete de una editorial madrileña y dentro de éste, una bolsita de papel roja, con asas y el nombre de una tienda de camisetas impreso... Lo olí todo con mucha curiosidad (sí, es una manía mía).
Sinceramente os digo que estoy encantada con mi premio, pero no por el hecho de haber recibido una camiseta sino porque ésta significa muchas cosas más. La vertiginosa sensación de haber traspasado el mundo virtual para llegar al real: el contacto por correo con Clandestino sin usar ya nuestros pseudónimos blogueros, el paquete, la foto... Todo esto me está haciendo muy feliz. Y ahora me pongo cursi pero como sé que a Clandestino le va este rollo, lo hago. Que el verdadero premio ha sido conoceros a todos vosotros, haber sido capaz de vencer mi apatía y escribir, haber conseguido que me emocionara y riera a diario con vuestras entradas, haberos tenido ahí porque sí, porque nos apetecía a todos.
Bueno, no me enrollo más, que menuda entrada me está saliendo y no se la va a leer nadie.
Muchísimas gracias a todos, empezando por Clandes por ser el artífice del concurso pero terminando por cada uno de los que estáis al otro lado de mi blog.
Un abrazo inmenso y muchos besos.

Clandestino me pidió que colgara en el blog una foto mía con la famosa camiseta en cuanto la recibiera. Pues bien, aquí la tenéis (al final de esta entrada).

Y para los que no lo leyeron en su momento, aquí está el texto que presenté al concurso:

Una brisa gélida y húmeda lijaba sus mejillas mientras una densa gota de sudor descendía contra toda lógica por la cara interna de su brazo derecho. Se aflojó un poco el cuello de la chaqueta para liberar algo de ese calor nervioso que su cuerpo había empezado a irradiar en el momento mismo de bajarse del avión en Oslo.
Avanzaba con paso firme y ademán decidido, como si los pasillos del aeropuerto de la capital noruega formaran parte de su vida cotidiana. Ya no había marcha atrás. Hacía más de dos meses que Mina le había llamado por última vez. Llorosa, con la voz entrecortada y abrumada por la angustia le había dicho que no podía, que no tenía fuerza suficiente, que era una cobarde, que la olvidara. El mensaje llegó de forma tan inesperada y sonaba tan irreal, que Carlos apenas reaccionó. Tan solo atinó a pedirle que se calmara, que no se preocupara por nada, que todo saldría bien. A través del teléfono le mandó un beso tierno y sincero, y le prometió que la llamaría al día siguiente... Y la llamó. Al día siguiente. Y al otro. Y todos los días hasta prácticamente cumplir los dos meses. Mina nunca respondió al teléfono y jamás devolvió los mensajes que él dejaba grabados con dolorosa ansiedad en su contestador.

Tendió al taxista una tarjeta con las señas de ella escritas en tinta azul. El chofer asintió con un locuaz gesto de la mano, arrancó el coche y enfiló por una avenida de calzada mullida y salpicón de árboles grises. La nieve silenciaba el paso del automóvil. A Carlos le dio la sensación de estar surcando aquel frío manto a lomos de algún animal fantástico “y tan ficticio como mis sueños con Mina”, pensó con acritud. Le escocían los ojos de tanto contener el llanto; miró por la ventanilla e intentó concentrarse en la belleza onírica de aquella ciudad de fábula.
Al cabo de lo que le parecieron unos pocos segundos, el chofer silenció el motor y le indicó la tarifa apuntándola con el dedo. Carlos le pagó generosamente, se bajó del vehículo y respiró hondo. El aire frío le hizo toser. Escrutó la fachada del edificio en busca de la que debía de ser su ventana. Quietud.
Se acercó al portal y pulsó el timbre de una vivienda que no era la de Mina. Una voz cansina pero amable preguntó por su identidad. Pronunció el nombre de ella en tono interrogativo y la voz del aparato debió de contestarle que se había equivocado de piso pero que, no obstante, le abría. “Perfecto”, pensó Carlos.
Ascendió los peldaños del inmueble con decisión pero sin ánimo de espantar al sosegado silencio que se descolgaba con pereza por el hueco de la escalera. Se detuvo ante la puerta pintada de verde que mostraba la letra C. “Curiosa coincidencia”, se dijo. Pulsó el timbre y esperó. Tragó saliva. Se atusó el pelo. Aguzó el oído; las tablas de madera crujieron bajo su peso al acercarse a la puerta para escuchar. De pronto sonaron al otro lado los pasos ágiles y livianos de un par de pies enfundados en algún tipo de zapatilla. Carlos se enderezó de inmediato y esbozó su mejor sonrisa.
La puerta se entreabrió y un par de profundos ojos azules lo interrogaron sin mediar palabra. Su sonrisa se desvaneció como engullida por un desagüe y a continuación se oyó a sí mismo preguntar quedamente: “¿Mina?”
La chica pareció encantada de saberse la respuesta y en un inglés casi perfecto le dijo: “She’s gone to Madrid. I think she went to meet her boyfriend there.”


P.S. 1: Doy aquí las gracias a Cristina y Silvia, del gimnasio Liceo, por haber accedido amablemente a hacerme la foto allí mismo.

P.S. 2: La talla es perfecta, Clandes.

:-)




40 comentaris:

Belén ha dit...

Que guapa estás y que bien te queda!!!

Asi que Clandestino tiene nombre eh???? mmm que morbillo... jajaja!!!

besos!

Estilografic.blog ha dit...

Oye, qué bonito concurso, qué magnífica idea, qué bello texto, qué guapa estás, qué sorpresa todo, no tenia ni idea de que Clandestino hubiera montado todo esto, ¡qué tío!, ¡qué callado se lo tenía! Ah, ¡y qué jurado más serio y competente!

Viguetana ha dit...

Belén, mola la camiseta, ¿eh?
:-)))
Yo no diré nada. No quieras sonsacarme, ¡lianta, más que lianta!
:-P

Estili, es que este Clandestino es muy discreto y reservado, por eso en su blog casi no dice nada del concurso. Pffffffff.
XD

Clandestino ha dit...

Qué bonito todo!!!!
Me he emocionao coño...
Pues sí que te queda bien sí, y me alegro que te haya gustado. Yo he disfrutado tanto como tú, te lo prometo.

Y no, no tengo nombre. Soy un clandestino, una raya en el mar, fantasma en la ciudad.

Bueno vale, sí que tengo nombre, me llamo Mariano.

Clandestino ha dit...

Oye, y eso de los olores me ha dejado un poco acojonado. Olía bien todo? Si no, es culpa de Correos.

Estilografic, ¿Tú quién eres?

Estilografic.blog ha dit...

La voz de tu conciencia, Clandestino.

Mariano Zurdo ha dit...

¡Estás guapísima!
Clandestino, ¡liante!
(Estilografic, a mí me pasa lo que a ti, que no tengo ni idea de qué hablan.)
Besitos/azos.

Viguetana ha dit...

Clandes, gracias, de nuevo.
Y tranquilo, los sobres olían a eso, a sobres. La bolsita roja ya incluye otros olores que no logro descifrar... pero no son nada malo. Creo. ¡jajajaja! (Estoy fatal)

UN BESAZO, GUAPO.

Viguetana ha dit...

Mariano zurdo, hazme el favor de leerte el primer párrafo. A ver si se te refresca la memoria, que parece que hay una epidemia de amnesia circulando ahora mismo por este blog.

(Gracias por el piropo, rey.)
;-)

vitruvia ha dit...

Menos mal que no gané yo, jajajajaj, por que el rosa no va bien ¡¡¡¡¡CON EL VERDE IRA-RABIA-ENVIDIA!!!! que es estos momentos asoma a mi carita, jajajajajajajaaj. Enhorabuena, maca. ¡Que la disfrutes!.

wen ha dit...

Qué chula la camiseta y qué bien te queda jajajaja.
Clandestino, cómo te lo has currado... qué chulada todo esto...ains

Mariano Zurdo ha dit...

¿Hay que leer? Yo es que prefiero ver fotos...

Viguetana ha dit...

Vitru, agradezco tu sinceridad pero estoy segura de que podríamos haber compartido el premio. Todos sabemos que elegir un texto no es como corregir una operación matemática.
¡Escribe, coño!
XD
Un beso grande.

Viguetana ha dit...

Wen, pues sí, Clandes se lo ha currado mucho y muy bien.
Voy a lavar la camiseta a mano para que me dure lo máximo posible.

Mariano, ya me parecía a mí que eso de la literazurda tenía gato encerrado. Vamos, que tú como los niños, que se miran las ilustraciones pasando del texto, ¿no?

La interrogación ha dit...

Oye pues estás muy guapa y la camiseta te sienta estupendamente. Y el cuadro que tienes detrás es bien chulo.
Me ha encantado lo de superar las barreras virtuales. Me he imaginado a clandestino en plan mensajero de cuento de hadas. Volando desde Madrid a Vigo en un dragón para entregarte tu premio.
Era solo mi imaginación.

Besos guapa

princesadehojalata ha dit...

Guapa! Yo también me lo pasé pipa con todo lo del concurso.

Viguetana ha dit...

Inte, lo tuyo sí que es imaginación. Lo demás, tonterías.
¡jajaja!
Fuí al gimnasio a pedirles que me sacaran la foto, ya que estos días no tengo a Adri en casa y con el automático salgo siempre con cara de empanada total.
:-)

Princesadehojalata, fue un honor compartir el concurso contigo.

besos

Clandestino ha dit...

Mariano es que no sabe leer, no le pidas más.
Y sí, fui yo quien hizo la entrega, de incógnito claro, y con el casco puesto llamé a la puerta del domicilio de Vigue, y dije: "Un paquete para Viguetana. Firme aquí. Gracias. ¿Puedo llamar por teléfono?" Que es algo que siempre preguntan los mensajeros y me hace mucha gracia.

Demolition Doll ha dit...

Qué chula la camiseta y qué bien te sienta!!!!

Me imagino la cara de incomprensión de la gente cuando te vea por la calle... dirán... ¿de qué irá eso de la novia noruega? XDD

Viguetana ha dit...

jajaja, exacto, demolition doll, exacto.
Eso me va a encantar. Lástima que ahora ya es tiempo de ir con jersey. Tendré que esperar al buen tiempo para ver las reacciones.
:-)

Viguetana ha dit...

Anda, ¿eras tú?
:-O
Por eso te sonreías tanto, ¿eh?
Oye, pues otro día tráete un boli que escriba, que siempre hacéis lo mismo, los mensajeros, digo.
XD

Anònim ha dit...

Molt interessant el concurs, molt maco el text i molt xuli el premi :-)
Enhorabona! I deies que al text s'havien d'adjuntar unes fotos??

Nuria

El otro miembro del jurado. ha dit...

Tengo que decir que en un principio el premio iba a ser un tanga, pero los miembros de tan docto jurado convencimos a Clandestino para que fuese una camiseta.

Y ahora nos arrepentimos.

Te queda de p.m., viguetana.

Besos.

Viguetana ha dit...

Nuria, sí, una foto dels meus peus, que també està exposada al blog de Clandestino, i una altra relacionada amb el tema. Però aquesta no la puc penjar perquè em vaig embolicar a crear un powerpoint amb música i tot!!!
Però, de fet, el que comptava era el text. La resta era per posar-hi salsa.
:-)

M'ho vaig passar genial fent-ho tot, la veritat. Ha estat una iniciativa molt maca, trobo.

Viguetana ha dit...

¡¡Benditos los ojos que te leen, otro miembro del jurado!!
:-)))

Y menos mal que el docto jurado apostó por la camiseta, menos mal...
Aunque bueno, si se me hubiese regalado un tanga, ya me habría buscado la forma de mostrarlo sin tener que enseñar mis insulsos glúteos...jejeje.

Un besote, miembro (del jurado).

migramundo ha dit...

¡Qué gran idea y qué grande tu relato! Te mereces el premio. Biquiños.

migramundo ha dit...
Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.
Viguetana ha dit...

Gracias, Migra. La verdad es que fue una iniciativa muy bonita y loable.

Bicos.

Desesperada ha dit...

ay vigue qué riquiña con la camiseta, ja ja ja ja ja.

el relato me encantó cuando lo leí en el blog de clandestino!

Raquel ha dit...

Qué buena toda esta historia y qué guapa con esa camiseta que tan bien te sienta!
Un abrazo

Desesperada ha dit...
Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.
Viguetana ha dit...

Todavía no me habían llamado "riquiña".
Ahora ya me siento más integrada en Galicia.
XD
Gracias, Deses.

Raquel, es que estos blogueros son encantadores, ¿a que sí? Besos.

banderas ha dit...

Pues sí que es riquiña. Os lo puedo confirmar yo que la conocí en vivo y en directo (y en acción de carrera) mucho antes que todos vosotros, ¡¡panda de degenerados!! ¡¡Mira que pensar en premiar con un tanga!! XD

Por lo demás, me encantó el texto ganador... incluidos sus guiños al jurado...je!je!je! y las fotos de todos vuestros pies (Deses, Mujer de Hojalata, Vitruvia, Viguetana y ¿Wen?) muy Jovekovic en el recuerdo...¡¡ainsss!!

Viguetana creo que lo que tú sentiste con la camiseta debió ser parecido a lo que sintió Vitruvia con el bolígrafo y el lápiz que le traje de Roma y le envié por correo certificado... algo muy muy similar... unir el mundo virtual con el real mediante un objeto y una comprobación: realidad y ficción no siempre son tan distintas.

Bicos, guapa ;-)

Viguetana ha dit...

Gracias por hacerme tan buena propaganda, Flags.

Sí, reconozco que hay muchos guiños al jurado.
;-)

Y sí, lo de recibir algo tangible en tu propia casa de alguien presuntamente sólo "virtual" provoca una especie de emoción muy extraña. Pero también muy bella.
Abrí el paquete como una niña que abre los regalos de los Reyes Magos.
:D

Bicos, rey.

Kurtz ha dit...

Felicidades por el premio.
Besos desde Valencia.

Desesperada ha dit...

eh, eh, eh, ¿por qué aparece borrado mi comentario? ¿Censurada por llamarte riquiña? ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja

Escriptorum54 ha dit...

Felicidades, el relato está muy bien y tú guapíiiiiiiiiiiiisima con esa camiseta.


Besos

Viguetana ha dit...

Kurtz, gracias desde Galicia, jeje.

Deses, me pareció que con una sola vez era suficiente. Lo mismo hice con la repetición de MigraMundo.
La próxima vez, si acaso, ya los dejo todos.
:-)

escrip, gracias. Me alegro de que te guste el texto.

PETONS

Viguetana ha dit...

¡¡¡Por fin he podido comentar!!!
Jo, es que llevaba 5 intentos fallidos. Cachisconblogger.

Desesperada ha dit...

vigue, no, que era bromita! borra los repes, a mí el blogger me lo hace a menudo y siempre voy yo a borrarlos, ja ja ja, pero me hizo gracia la broma de riquiña!