17 de setembre, 2007

Mueve ficha. Te toca.


Siempre eché de menos tener una vocación profesional. Todo mi deambular físico y mental lo achaco a esa carencia, a ese vacío interno. Como si el mero hecho de ejercer un oficio con convicción facilitara todo lo demás.
Pero es que realmente creo que saberse en posesión de un “papel” claro en la vida ayuda a salir adelante a pesar de cualquier otra cosa.
En mi caso sé que mi férrea voluntad haría lo imposible para que yo lograra dedicarme a lo que fuese que quisiera. Sin embargo, carezco de vocación; y a pesar de ello, mi voluntad sigue siendo terca y obstinada. Por eso todos los días me taladra a conciencia con la misma letanía:
“Mueve ficha. Te toca.”

Y yo, antes de contestarle, cierro los ojos y respiro hondo.
“Qué pesada eres...”, le recrimino entre dientes, “si sabes que no tengo ficha...”.
...

45 comentaris:

Mariano ha dit...

Yo estudié psicología más por curiosidad que por vocación. No me arrepiento, pero eso hizo que mi obstinación no pudiera con la desidia de chocar contra el mismo muro todos los días. Me sigue apasionando la psicología, pero en otros términos.
Me vocación siempre fue escribir. Y he tenido que luchar con mis propios miedos y con las risitas de burla de los demás. Es mi vocación y sé que lo lograré, aunque sea a título póstumo.
A veces las vocaciones no tienen nada que ver con las nóminas y por eso nos parece que no la tenemos, pero tu amor por el deporte y el aire libre me suena a vocación, aunque en vez de darte dinero, te lo quite.
Besitos/azos.

Viguetana ha dit...

Gracias por la reflexión, Mariano.
Y sí, tienes razón, pero el "problemilla" radica en que una servidora, cuando toca, puede pasarse días y semanas enteras encerrada en su zulo particular durante largas horas... Y muy a menudo todo eso me parece un sinsentido insufrible...
Lo sé. Si me preocupo por eso es porque tengo todas mis necesidades básicas cubiertas. Y sencillamente me hallo en la cúspide de la Pirámide de Maslow.

Besos

Desesperada ha dit...

si te sirve de consuelo, yo quise ser periodista desde niña. bueno, escritora, narradora de historias. como prefieras. y te aseguro que cuando tienes una vocación tan fuerte y desaparece lentamente, como me ha sucedido a mí al conocer la profesión por dentro, es enormemente triste.

Viguetana ha dit...

Pues me temo que no me sirve como consuelo, Des.
Ahora más bien te acompaño en el sentimiento...
;-(

Mariano ha dit...

¡Qué gran tipo Maslow! Estará encantado de tenerte en la cúspide, porque está muy poco concurrida, la verdad...

Estilografic.art ha dit...

Son muy pocos los elegidos, Viguetana, creo yo. A mi me ha pasado un poco como a deses, que he descubierto que esta mi profesión es como una jaula de grillos por dentro. Pero lo bueno de no estar contento con lo que se tiene es que al menos se mantiene el afán de superación, aunque de eso sabrás tu más que yo, porque es algo como muy “montañero”. ¿no?, lo del afán de superación.

Viguetana ha dit...

Bueno, Estili, no es que el afán de superación sea muy "montañero". Quizás lo que ocurre es que el símil montañero es muy gráfico porque en el fondo siempre deseamos "subir" o "explorar" un poco más, ¿no?

Gracias por tu aportación.

Viguetana ha dit...

Mariano: No será a título póstumo, ya lo verás.
:-)

Estilografic.art ha dit...

Por ahi iba la cosa. Oye, muchas gracias por la canción, qué detallazo. Ahora no porque estoy en la oficina y no me apetece pasar a las listas del paro, pero esta tarde, en casa, montamos la fiesta y la bailo con mi mujer y mis "vestigios".

Un beso.

La interrogación ha dit...

Dios mioooo, no soy la única que sufre del mal de la "invocación" o no vocación total.
Siempre he creído que era el origen de todos mis males. Y no sé que hacer.

Viguetana ha dit...

Estili, de nada. Que la disfrutéis a tope.
:-)

Besos

Inte, guapa, algo me imaginé tras leer tu comentario en la entrada sobre maestros de Mariano (el de la Tinta, sí)... Me consuela que tú también lo consideres el origen de todos tus males. No sabes cómo.
Yo paso temporadas muy obsesionada con el tema. Y desde que vivimos en Vigo se ha convertido en mi tortura diaria. Supongo que el desarraigo aumenta la sensación de vacío...

En fin, ya se me pasará. O no.
Espero que tú te decidas pronto, porque creo que tú sí te hueles cuál es tu vocación. ¿Me equivoco?

Besos

wen ha dit...

Viguetana, yo tampoco he tenido nunca nignuna vocación concreta... bueno, si, quería ser espía XD , el caso es que hace no mucho decidí que carecía de importancia, que en cada momento haría lo que sintiera en ese prceiso momento. Aunque no se bien qué quiero, se perfectamente lo que NO quiero, oriéntate tb por eso.
No tiene nada de malo la gente que somos más dispersa.. no estamos hechas para una sola cosa! y es estupendo!
No se, yo al final, lo he acabado viendo de un modo muy positivo la verdcad.

Viguetana ha dit...

Gracias por ese enfoque tan positivo, Wen.
:-)
La verdad es que yo también me lo tomé así durante años. Y por eso he trabajado de camarera, limpiadora, dependienta, secretaria, profesora de idiomas, coordinadora de una orquesta sinfónica, gestora de proyectos en una agencia de traducción y ahora, traductora autónoma...
Pero últimamente no consigo quitarme este enorme interrogante de Democles (que diría Náufrago) de encima de mi cabeza...
Lo dicho: ya se me pasará. O no.
Petons, guapa.

Viguetana ha dit...

Por cierto, Wen, lo de espía me ha encantado.
:D
¿Y si montamos un chiringo tú y yo y nos ponemos a espiar a to'quisqui?
:-P

John ha dit...

Viguetana, deberías de sentarte con tu Voluntad y, delante de unas cervezas, llegar a un acuerdo con ella. Por lo que dices, tu Voluntad se ha aliado con tu Conciencia y deberías de intentar romper ese pacto. Si tienes a la Razón de tu parte, la Conciencia suele calmarse pero la Voluntad se fortalece. La Esperanza podría doblegar a la Voluntad pero no es el remedio, porque la Conciencia va a seguir gritando y volvería a convencer a la Voluntad. Pienso que tu única solución es seguir apostando por el Amor aunque, como es ciego, no va a poder compartir tu punto de vista. Eso sí, ante el Amor, la Voluntad, la Conciencia y la Razón se callarían, porque cuando el Amor habla, los demás no tienen nada que decir ;)

Anònim ha dit...

Ai, és que aquesta professió nostra és molt solitària... això d'estar sola 8 hores al dia amb la pantalla de l'ordinador com a única companyia és més dur quan estàs fora de l'entorn familiar. Crec que potser va més per aquí la cosa que no pas pel tema de la vocació, potser, no creus? I amb el caràcter, és clar. Jo, quan vaig venir a viure a Igualada, diguem que em vaig quedar sense vida social, però si t'he de ser sincera, tampoc és una cosa que m'amoinés massa, estic a gust sola i el dia que necessito companyia vaig a buscar-la (dinar amb la mare, café amb una amiga, classes de batuka...), però a mi m'agrada estar tranquil.leta al meu cau ;-) Potser tu necessites més el contacte amb la gent. I crec que la vida del traductor autònom no està feta per algú a qui li agrada estar amb contacte amb la gent. No sé si m'he explicat :-S I si busques una feineta en una agència de traduccions/editorial per Vigo?

Petons,
Nuria

P.S. Vaig a llegir-me les teves vacances i t'escric sobre les meves. Fins ara!

Viguetana ha dit...

John: pasmada me has dejado. Pero lo cierto es que el Amor ya habló, hace tiempo, y por eso tengo ahora a mi Voluntad, mi Razón, mi Conciencia y mi Esperanza algo rebotadas...
Por Amor me trasladé de Terrassa a Altafulla, dejé un trabajo y luego me vine a Vigo. Pero el Amor también debe aprender a escuchar a mi Conciencia, que se manifiesta a través de la Voluntad, ¿no te parece?
:-)

Viguetana ha dit...

Nuria: No crec que el problema sigui la professió en si. Sóc una persona sociable però a Altafulla em sentia en pau amb mi mateixa; i això que allà també estava sola i força aïllada físicament dels meus.
Però, com tu mateixa dius, sempre em podia escapar una tarda o un migdia per dinar amb algú...
No sé...
Hi ha un pòsit d'insatisfacció al fons de la meva Consciència. Sempre hi ha estat. Jo crec que el fet de no sentir-me ara tan lligada a aquesta nova terra accentua aquest vell neguit...
En fi. Ja veurem.

Bentornada, per cert.
:-)

Mariano ha dit...

Ya no quiero ser escritor. Quiero ser espía. Hay que joderse con la Wen, ya me ha liado la cabeza...

Roberto ha dit...

Te pasa un poco como a mi, que no sé ni a qué dedicarme... (y ya es hora de que me decida), porque quizá por esa falta de vocación un día decido poner toda la carne en el asador para seguir un camino, y al día siguiente me propongo seguir, si no el opuesto, uno bien distinto. O es falta de vocación, o tengo que ir a mirármelo.

Un saludo.

Viguetana ha dit...

¡ja ja ja ja! Mariano: Venga, que hoy tengo el ánimo incitador. Ya que vamos a encerrarnos todos junto, con ranas y tortugas incluidas (jopé, quien lea esto no se va a enterar de nada), podemos trazar las primeras líneas de nuestra nueva agencia de espías, ¿no?
:-P
Zurdo & Cia.

Viguetana ha dit...

Hombre, Roberto, si echas toda la carne al asador por algo en lo que crees, pues fantástico. Aunque luego te decidas por otra cosa. Qué más da.
Tienes sólo 24 años por lo que leo en tu perfil. Así que dispones de todo el tiempo del mundo para construir y redefinir tu futuro...
De hecho, yo también, aunque te lleve 11 años...

Belén ha dit...

Pues lo de las vocaciones puede ayudar, pero cuando entras en crisis ya la has cagado ;)

Yo tengo clara mi vocacion, pero no dudo que entre en crisis y entonces... os tocara aguantarme!!!

besos!!!!

:)))))))

Viguetana ha dit...

¡No, Belén, no! Resiste, porfa...

Ana ha dit...

A veces pienso que cuanto más nos obsesionamos con algo, peor y cuando menos lo esperamos, aparece una oportunidad que nos rompe completamente los esquemas.Ahí puede aparecer una vocación que jamás hubiéramos imaginado.He sido y sigo siendo aún una gran dispersa (cada día un poco menos): todo me gustaba y nada me llenaba. He hecho y he sido de todo o casi. Mi experiencia?? rendirme y dejar de darle vueltas, disfrutar con lo que hay en cada momento.
¿todos las necesidades cubiertas? ¿en la cúspide de la pirámide de Maslow? eres una privilegiada...disfruta de eso, Viguetana. Otro de mis trucos, que a mí me funciona: poner intención, voluntad, paciencia y no tener expectativas.
Mi vocación y mi profesión ahora mismo es de trabajadora social; también estoy a punto de finalizar mi formación como psicoterapeuta y también me apasiona...lo compagino con el trabajo social, aunque a la larga me gustaría dedicarme por completo a ello. Si hace 10 años me dice alguien que estaré haciendo eso, me hubiera reido a carcajadas. Por cierto, estudié trabajo social con 42 años...

vitruvia ha dit...

Pues yo no sé qué decir, no tengo verdadera vocación, pero creo que esa es mi suerte, ya que no hubiera podido llevar a cabo nada de lo que me propusiera, a pesar de mi voluntad y mi tesón. ¡Menuda entrada!. Ha hecho aparecer de golpe los miles de fantasmas de mi vida, fantasmas que me empeño en esconder, porque no soporto mirarlos de frente y comprobar que he tirado mi vida a la basura. En fin. Un beso.

raquel ha dit...

Me quedo pensando mucho en lo que dices, pensando en ti que con lo poco que te conozco lo primero que siento es que tienes las cosas claras y que tu mirada desprende claridad y sosiego. La primera imagen que se me viene es verte en la montaña, corriendo, con tu bicicleta, nadando, caminando por el campo, estando con los amigos. Ser tú es tu vocación. Tal vez no tengas un trabajo fijo o siempre igual y en el mismo lugar, no sé, pero eso no quita que no tengas pasiones. Y esas pasiones hablan también de tu vocación. Um... ahora me toca ponerme a pensar en la mía. Un abrazo

banderas ha dit...

¡¡¡Miña filliña...pues sí que estamos bien!!!

A ver... el tema es complicado, como ya se encargó Dr. John de explicar muy amablemente... pero creo que, si lo vemos desde la comparación, puede resultar positivo. Me explico. Yo apenas conozco a alguien que haya conseguido vivir y llevar a cabo su vocación, y quien más quien menos va tirando por la vida, intentando disfrutar con esas pequeñas (o grandes) alegrías que producen miles de minucias... de las que ya me habrás leído más de una vez.

Yo quería: ser novelista, y poeta, y fotógrafo, y cantante de ópera, y Doctor en Historia del Arte Medieval, y aventurero, y escritor de guías de viaje, y marinero en un buque mercante con un amor en cada puerto... incluso a veces creo que me hubiera gustado ser "un auténtico hijo de puta" en ese sentido tan habitual de la palabra (que no en el literal)... pero soy lo que soy... un aficionado a muchas cosas que practico del modo que la vida me lo permite, y extraigo de ello muchísimo placer... todo lo que hace falta es amoldarse al huequecito que la vida nos ha reservado y, si en algún momento podemos cambiar de huequecito y ocupar uno un poco mayor (o mejor, o más ventilado) pues lo hacemos y punto... y a seguir, que no hay cielo más que ese azul que vemos (si las nubes no lo ocultan) ni más infierno que el que nos montamos entre nosotros mismos aquí en la Tierra... y "Todos estos momentos" son lo que nos llevaremos con nosotros a la tumba.

Espero no haberme pasado mucho...

Bicos

Viguetana ha dit...

Ana: cada día me caes mejor, ¡jajaja!
Lo de obsesionarse, totalmente de acuerdo. De nada sirve.
Lo de no tener expectativas... creo que lo voy consiguiendo bastante desde hace poco tiempo. Cada vez espero menos de nada. E intento vivir el día a día.
¿En la cúspide? En mi opinión, sí. A pesar de tener a mi familia y amigos demasiado lejos...
Ana, tú has dado con la clave: paciencia. Eso es lo que nunca he tenido.
:-)
Gracias, Ana. Y felicidades por tu trayectoria personal y profesional.
Besos

Félix Soria ha dit...

He querido ser tantas cosas: desde conductor de tranvias en la Barcelona de los sesenta hasta poeta en el tardofranquismo; en la misma época era "revolucionario" (pero "perdimos"); antropólogo, biólogo, novelista, sindicalista (aunque esto sí lo ejercí)... Pero sobre todas las cosas que he deseado las únicas que me han salido "bien" son dos: padre (tengo dos hijas y un hijo que me quitan casi todas las frustraciones) y la segunda --esta la confieso por ti-- consistí, consiste y consistirá en "ser" o hacer muchas cosas. Nada más vocacional que querer vivir y vivir.
No creo que en este sentido, que es el más sustancial, estés falta de vocación. Eso se nota al leer lo que escribes. Vive, aprende, ama, viaja, lee, escribe, piensa... Un abrazo.

Viguetana ha dit...

¡Joer, Vitru, que tampoco se trata de eso, mujer!
Además, a mí no me parece que estés tirando tu vida a la basura. Yo sólo hablo de conseguir llevar una vida plena, que me llene, que me haga sentir autorealizada (he ahí la gran palabreja de la cúspide de Maslow). Es obvio, pues, que no me hallo todavía en la cúspide misma, sino en el nivel inferior a ella. Pero me gustaría alcanzarla.
Bueno, nada. Que esto no va de fantasmas, Vitru. Que mandes los tuyos a paseo y aquí no ha pasado nada.
Espero que mi entrada no te produzca pesadillas...
Bicos.

Viguetana ha dit...

Raquel: me has dejado anonadada... Con lo poco que nos hemos escrito/leído, ¿y ya "sabes" todo eso de mí? Qué fuerte.
Por los comentarios que me vais dejando todos, veo que estáis en lo cierto. Tú también. Supongo que nada es más vocacional que ser una misma.
Aunque confieso que echo mucho de menos el roce de la familia y los amigos...
Besos, Raquel, y gracias.
Ahora no te comas tú la olla, ¿eh?
;-P

Viguetana ha dit...

Banderas: No te has pasado ni un pelo. Al contrario, me encanta que me sermoneen a base de bien, como tú acabas de hacerlo.
:D
Son muchas horas sola o con la misma persona. Y los bucles mentales pueden llegar a enquistarse.
He escrito esta entrada porque hoy necesitaba desahogarme pero -confieso- que también lo he hecho llena de curiosidad por conocer vuestras opiniones al respecto.

Lo cierto es que me ha encantado leeros a tod@s.

Intentaré calmarme y tener más paciencia conmigo misma.
:-)

Por cierto, Flags, me ha encantado lo de "hijo de puta". Yo también he deseado serlo en el pasado, pero en versión femenina, claro. Qué remedio, jajaja!!!

¡¡Un abrazote!!

Viguetana ha dit...

Bueno, Félix, pues ya puestos, te confesaré (esto empieza a parecer un "blogfesionario", oye) que me he emocionado literalmente con tu entrada. (En serio)
Seguramente ya estaba tocada por haberme leído del tirón los últimos comentarios de esta noche, rebosantes todos de sinceridad, cariño y lucidez a partes iguales...

Muchísimas gracias por tu comentario. De verdad. Y felicidades por esos dos grandes triunfos personales.
:-)

Petons

Viguetana ha dit...

A todos: sois unas personas maravillosas.
(Y me voy a la cama, que estoy llorando y ya no veo ni la pantalla, joé...)

Eifonso Lagares ha dit...

La persona que trabaja en algo que le gusta y que tiene vocación, para mí es una persona afortunada.

Mi experiencia es que uno se quema, aún trabajando en lo que le gusta, y llegado un estado en la vida optas por vivir y disfrutar los pequeños momentos de felicidad en todos los ordenes de la vida.

Tu disfrutas por lo que leo, viajando, paseando, interés por conocer y saber de lugares nuevos e interesantes y ampliar tus conocimientos en amplios espectros de la vida. Eso es vivir y disfrutar y poner en valor la vida.

Creo yo. Perdona por alargarme, siempre procuro ser breve.

Besos

Escriptorum54 ha dit...

Yo nací tan chiquitita que sólo tuve vocación de vivir.
Después quise ser azafata de vuelo y coleccionaba aviones.
Más tarde CAMPEONA OLÍMPICA de 1500 metros, sobre todo por lo del ramo y la medalla y llorar, llorar mucho que se me da muy bien.
Estudié Turismo porque no teniamos dinero para hacer Historia y mira lo que son las cosas que ahora trabajo en una fábrica de coches, aunque tal como están las cosas no sé si acabaremos haciendo hamburguesas. (por favor, comprad un Ford, vale)
He ido descubriendo cosas que no vocaciones. Sabía que me gustaba a rabiar la música y me puse a estudiar a ver qué pasaba.
Dejé de romper lo que iba escribiendo y me puse seria conmigo misma y, de momento, han salido dos novelas al mercado. pero tampoco sé si eso es una vocación. Es un placer que me concedo.

Vigue. No te machaques. Eso que te pasa ahora son momentos flojos que tenemos en la vida, el desarraigo, probablemente.
Disfruta de lo que tienes, vive, sueña, rie ...

Un abrazo muy, muy fuerte


Elèna

Viguetana ha dit...

Eifonso: aquí no hay que pedir perdón por nada. Además, ya ves que la entradita ha dado mucho de sí. Ninguno hemos podido responder con pocas palabras...

También tienes razón. Supongo que he idealizado el tema profesional porque en ninguna parte llegué a sentirme completa.

Gracias por tu comentario.
:-)

Bicos

Viguetana ha dit...

Escriptorum54: Impresionante currículum el tuyo, también.
Estoy viendo que aquí somos todos unos "culos inquietos". Es obvio que no se puede estar en todo y en todas partes a la vez.
Sé que debo poner mesura en mi grado de exigencia para todo lo que hago.
Yo también estudié solfeo, practiqué multitud de deportes distintos, hice cursos de primeros auxilios y quiromasaje...
En fin, que sí, que voy a centrarme en lo que tengo ahora, Elena.

Gracias también por tus sabias palabras.
:-)

Anònim ha dit...

Hace tiempo que dejé de pensar en mi vocación, ahora estoy en la fase de intentar sentirme bien con lo que haga y estar a gusto, no es lo ideal, pero es lo mínimo.

Viguetana ha dit...

Tras leer todos los comentarios, .:Su:., creo que tu actitud es tan sensata como ideal.
:-)

Anònim ha dit...

madre mia! Esto no es un blog, es un forum! Y aqui hay comentarios dignos de ser enmarcados! Quizás vuelva a releerlos en algun momento de necesidad vocacional!!! Felicidades a todos.
Yo estoy con Felix:

SER, que no "hacer".

Y comparto con los demás mi concepto de espiral particular. Un amigo dijo de si mismo que su vida avanzaba como el lento y constante paso de un dromedario en el desierto, un pie delante del otro hundiéndose en la arena caliente en dirección zigzagueante al oasis al que se había propuesto llegar.

Yo tampoco nací con una vocación/pasión clara pero en algun momento se me encendió una luz, por supuesto lejísimos de mi actual profesión. Ahora estoy contenta porque mi vida al menos está girando en torno a ese sol y aunque en invierno mi órbita se aleja muuuuucho de su centro, cada año esta espiral particular va cerrándose y calentándose con su energia para emprender nuevas vueltas.
Y bueno... viendo vuestras reflexiones, me doy cuenta que no descarto que me lleve a girar sobre otras estrellas... que gusto recibir luz de diferentes colores, también,no?
Eula

Viguetana ha dit...

¡¡¡JA JA JA JA!!! Benvinguda, Eula, reina!!!
:D

Te escribo en castellano para que lo entiendan todos: estoy contigo en que aquí hay comentarios dignos de un debate de altos vuelos.

¿Ahora me creerás, no, si te digo que en el panel derecho de este blog "hay" personas de una incontestable calidad humana?

Por eso estoy encantada de tenerles por aquí.
:)

Petonets!!

Anònim ha dit...

jo ho sento, però escric en català, que si no, sempre és la mateixa història: adaptar-nos, adaptar-nos, adaptar-nos per a que ens entenguin. collons, que s'espavilin!

bés, ja espero les vostres crítiques per aquest comentari.

el què volia dir en realitat, és que, jo, que diuen que sóc una persona amb vocació, no sóc al limbo de la felicitat. no hi ha cap valor absolut, cap actitut o qualitat natural, s'acosta més a la perfecció que una altra. el què tens per una banda, ho perds per l'altra. jo tinc vocació però poca capacitat de treball. d'altres tenen ambdues coses, però sòn uns fill de putes (per passotes o egoistes) en la seva vida privada (i a la llarga doncs, també infeliços). i així un llarg etcètera d'exemples. tant llarg com individus hi ha al món. relacionat amb el tema aconsello EL HOMBRE SIN ATRIBUTOS de Robert Musil. és bastant pedant, però també sabi.
anna

Viguetana ha dit...

Anna: benvinguda als comentaris-debat i gràcies per la recomanació. En prenc nota.
:)

Pel que dius sobre això d'adaptar-nos i que s'espavilin... En primer lloc, deixa'm aclarir-te que aquí cadascú escriu els comentaris en l'idioma que vol i que les persones que solen comentar són molt respectuoses amb el meu bilingüisme i el dels qui per aquí passeu.
Amb això et vull dir que la teva expressió "que s'espavilin" està totalment fora de lloc.

Deixa'm que t'expliqui una cosa: si jo vaig passar-me al castellà va ser perquè les persones (totes catalanes) a les que anava destinat en un principi aquest blog no se'l llegien gairebé mai i, si ho feien, jo no me n'assabentava pas. Per tant, escriure'l no m'aportava res en absolut (per molt que ho fes en un català d'allò més polit).

Les persones que ara el llegeixen i em comenten no van néixer a Catalunya ni tampoc hi viuen. Les he conegudes a la Xarxa i, per tant, tot i haver-ho intentat més d'una vegada, no poden entendre del tot els textos en català. Com que la meva relació virtual amb ells em resulta enriquidora, divertida i interessant (alguns podrien arribar a ser bons amics meus), escric en castellà perquè sóc jo la que es vol comunicar amb ells. (Tu també parles alemany amb els teus amics alemanys i no els demanes pas que s'espavilin a entendre't en català, no?)

M'agradaria que entenguessis que aquest blog ha esdevingut un espai terapèutic en el qual em sento molt ben acompanyada. I si per mantenir-lo he d'escriure en castellà, anglès o alemany, ho faré. I ben de gust.
La blogosfera, per sort, no té fronteres. I jo tinc la sort de saber expressar-me en més d'un idioma. La resta són ganes de fer-se la trabanqueta a un mateix/-a.

Que vagi bé.
:-)