03 d’agost, 2007

Viaje relámpago al Sur (I)

Con motivo de la pata chula de Adrián, el miércoles 25 de julio lo pasamos en el coche, devorando los casi 800 km que separan Vigo de Isla Cristina (ya en Huelva). A pesar de ello, todavía tuvimos tiempo de pasear por una inmensa playa de arena fina en la parte interior de la cual siguen creciendo esos densos pinares que en su día poblaban todas nuestras costas: los de los pinos bajitos y de copa ancha y tupida. Sí, sí, los de la buena sombra, los ideales para las siestas estivales. Aquellos que las constructoras, junto con el catetismo y la avaricia de nuestros políticos, han quitado definitivamente de en medio para que las futuras generaciones crezcan sin saber que antes la Península Ibérica era una auténtica belleza. (Vale, ya lo dejo.)
Por cierto, el agua estaba fresquita, pero muy a mi gusto. Adrián se contentó con fotografiarnos.

El jueves estuvimos invitados a comer a casa de Carmen y Carlos en Punta Umbría. Fue todo un placer y desde aquí les damos las gracias. A ver si otro día llevamos nosotros las cigalitas...


Por la noche, tras cenar divinamente en el Club Náutico de Mazagón en compañía de José Luis y familia, él nos ofreció pasar la noche en su velero (el de Cajasol).


Adrián se paseaba por él como Pedro por su casa (por algo se ha pasado media vida surcando los mares y compitiendo en regatas).




En cambio, para mí, ésta era la primera vez que dormía en un barco. Sí, vale, estaba amarrado, pero moló igual...


24 comentaris:

Una mujer desesperada ha dit...

ohhhh qué guay, dormir en un barco! yo nunca lo he hecho!!!

Anònim ha dit...

Oh! oh! continúa explicant cosetes sobre aquesta escapada de 5 dies! no només heu arreglat la "pata chula de Adrián" sinó que, a més, veig que ho heu passat bé i heu viscut noves experiències ;-)
Biquiños i petonets.
Nuria

Viguetana ha dit...

¿Ah que mola?
:-P
Sí, sí, Nuria, ja continuaré. No pateixis. És que tinc feina i no puc dedicar-m'hi més ara.
A més, per capítols es fa menys pesat, no?

La interrogación ha dit...

Que bueno! dormir en un barco. Debe ser "acunador", no?

Viguetana ha dit...

Jajaja, sí, Inte, acunador y a veces incluso "chapoteador": si el puerto no está muy bien diseñado, el oleaje arremete igual contra el barco.

Anònim ha dit...

A mi siempre me causa gracia irónica la gente que me dice en un viaje de estos: "Que palizón" ...

Yo siempre les contesto, cada día, estoy ocho horas en mi puto trabajo, viajar 8 o 9 horas no es ná de ná, psss ...

Me cansa la gente y sus opiniones,

Me ha gustado tu viaje al sur!

Petonets!

Viguetana ha dit...

jajaja, Wilde!
Pues no se vaya todavía, que aún hay más!

banderas ha dit...

... y yo que tengo unos cuñados con barco velero amarrado en el Náutico de Vigo y aún no he ido nunca con ellos porque mi mujer lo de subirse a un barco menor que el que va a Cangas ni con camisa de fuerza... grrrrr!!!

No sabes la envidia asquerosa que me das... bueno, y Adrián también. Para dar yo una poca me despido hasta el día 12 o 13 aproximadamente... es que estaré en Roma del 5 al 12. ¿A que mola también? ¿Os traigo unas piedrecitas o asín? Ja!Ja!Ja!Ja!

Viguetana ha dit...

Pues claro que me das envidia, ¡zoquete! grrrr...
Hala, a pasarlo en grande. Y ya nos cuentas a la vuelta. A mí tráeme un helado de chocolate, que dicen que los italianos son buenísimos, jijijiji!

mgqeaol ha dit...

Anda que no os lo habeis pasado bien, qué envidia!!!
Besos

John ha dit...

Sr. Banderas, ¿se va Ud. a Roma? Cuente, cuente... ¿No hará mucho calor? ¡Qué valor tiene! ¡Irse en agosto a Roma con su mujer y los niños!
¿Ya tiene el viaje organizado? ¿Qué va a visitar allí? ¿Algún consejo para los «leyentes»? ¿Me va a traer algún recuerdo? ;P

Mariano ha dit...

Menos mal que la pata chula trajo momentos buenos.
¿Y hay más? No sé si podré soportarlo...
Petonets

Viguetana ha dit...

John, si se lo pides así, va a ser que no. Repíteselo en su blog, a ver si lo pilla.

Mariano: Pues sí, creo que me da para un par de capítulos más de Viaje relámpago al Sur.
Petonets

Nosotras mismas ha dit...

Yo también quiero... ¡snif, snif!
NECESITO VACACIONES!!!!


Besos y gracias por compartir tus momentos.

wen ha dit...

Que guay, cómo te lo pasas, eh?
Y de la pierna que? como sigue?

John ha dit...

Uy, ¡qué despiste!
Oye, ¡vaya barquito! Desde fuera parece más pequeño. Porque en la foto no estás de rodillas, ¿verdad? ;D

Viguetana ha dit...

Nosotras mismas: ÁNIMO y gracias por pasarte.

Wen: hacemos lo que podemos. :-)
La pierna tardará un tiempo, suponemos, hasta que se acostumbre al alza.

John: jejeje! Como muy bien has dado a entender, soy de talla más bien renacuaja. De todos modos, estas embarcaciones engañan bastante. Son más espaciosas de lo que parecen por fuera.

leo ha dit...

Me ha encantado la entrada.
Lo de dormir en el barco tiene que molar. ¿Se podrá okupar alguno, sólo por una nocheeee?
Vaya faena lo de los Alpes. Espero que Adrián se recupere bien y podáis reorganizarlo.
Un abrazo.

Viguetana ha dit...

Pues lo de okupar un velero tiene que ser bastante fácil, ahora que lo dices.
:-P
Gracias, Leo, esperamos contar la aventura alpina dentro de un año.

Anònim ha dit...

Joder, pues si una pata chunga sirve para ver playas como esta ¡yo también quiero una pata chunga!
Nada, Adrián, espero que ya estés mucho mejor.
Petons a tots dos!
Chap

migramundo ha dit...

Dejé de navegar cuando me torcí un tobillo en cubierta y estuve a punto, el mismo día, de estrellar un crucero de 12 metros contra uno de los pilares del puente del Pedrido, en la ría de Sada. Mala pata, como la Adrián. Desde entonces siento nostalgia de ese mundo, pero me he anclado a otros. Saludos

Viguetana ha dit...

Chap, tu no demanis coses xungues, no sigui que se't concedeixin.
Sembla que de mica en mica, l'Adrián podrà anar retornant a la vida esportiva.
:-)
Petons, rei.

Viguetana ha dit...

Jope, MigraMundo, tú también por la puerta grande, por lo que veo.
jajaja!
Bueno, lo suyo es anclarse en algún puerto que le mole a uno, ¿no?
Abrazos.

Anònim ha dit...

Recuerdo haber estado hace muchos años en Punta Umbria, no recuerdo cuando exactamente, supongo que sería uno de esos veranos ajetreados en los que no paras de viajar.
Lo que yo echo d emenos la playa, que ganas...