09 de juny, 2007

¡Bienvenido a la blogosfera!


Mi más sincera bienvenida a Banderas al universo virtual de las páginas personales.

Con tu blog estoy segura de que el ciberespacio gana en calidad humana, sentido del humor y savoir faire.

Te dedico esta entrada ya no tanto para darte a conocer a aquéllos que puedan pasarse por mi blog de vez en cuando (más bien poquitos pero muy importantes para mí), sino para darte las GRACIAS.

Sí, sí, has leído bien.

Es impresionante cómo unas pocas palabras encadenadas pueden llegar a tejer una sólida red bajo los pies de alguien que avanza a tientas y con evidente precariedad sobre la cuerda floja del desarraigo.

En según qué momentos, algunos días, esa era la sensación que yo experimentaba; un intenso desasosiego que barre con todo.
Y para quién crea que exagero, sólo explicarle que para nada es tarea fácil esto de trasladarse a vivir fuera del conocido redil de la noche a la mañana, cuando el día a día de una servidora consiste en seguir trabajando en la íntima soledad del escritorio, trasladando vocablos de un idioma a otro en pesado silencio, oyendo poco más que el repiqueteo incesante de las teclas bajo los dedos.
No es sencillo porque sabes que más allá de tu puerta todo es ajeno a ti y que las cuatro expresiones tópicas que intercambias con el vecino en el ascensor o en la frutería no te van a llevar -por lo pronto- mucho más allá de saber su nombre o reconocer el olor de su perfume en el entresuelo.

Ante todo deseo recalcar que, las más de las veces, sólo se necesita algo tan minúsculo como un simple mensaje en un foro o un comentario en un blog para hacer que alguien no se sienta tan fuera de la comunidad en la que intenta integrarse. Y eso es lo que tú conseguiste desde el primer momento conmigo.

Por eso y por tu calidez (que me consta que ofreces y derrochas por doquier), te doy las gracias y te incluyo con todo mi agradecimiento en mi humilde blog.

En fin, que disfrutes como un enano escribiendo en tu cuaderno de bitácora personal y que por muchos años más podamos compartir e intercambiar experiencias, ideas y carreras.

Nos leemos. Bicos.

6 comentaris:

banderas ha dit...

Me acabo de ruborizar... y casi casi "se me pianta un lagrimón" como decía el tango aquel.

Entiendo que tú, especialmente, te sientas fuera de cualquier lugar porque tu trabajo no precisa de relaciones humanas. La verdad es que tienes muchísimo mérito, ya que puedes llegar a pasarte un día entero sin ver a nadie más que a Adrián... y con suerte al vecino del rellano.

Por haberme dedicado la entrada, gracias. Por sonreir siempre, gracias. Por aguatar a los pesados del foro, gracias. Por no desesperar con el clima gallego, gracias. Por soportar las aguas de l'atlantic, gracias. Porque no me debes nada, gracias.

Nos leemos... porque vernos, por ahora, nada de nada. Tu a Arteixo, yo a Compostela. Bicos.

Una mujer desesperada ha dit...

pues no te sonrojes, banderas, que ester tiene razón, eres un solete!

banderas ha dit...

...y tú un bicho "Desperada"... y ella un cielito. De mi no os fiéis, que engaño mucho. De cerca parezco una cosa, pero el interior no está a la vista, y engaña mucho. Je,je!!

Viguetana ha dit...

jajajaja!!!... yo estoy segura de que ni Desesperada es tan bicho, ni yo tan cielito... Fíjate que te digo... :-P

vitruvia ha dit...

Pues nada, que me paso por invitación de Banderas, y tiene razón, da gusto leerte, así que intentaré pasarme todo lo que pueda y más.
Petonets per a tu ( haber si no meto mucho la pata con mi catalán de andar por casa, recuerdo de mis años de Costa Brava, jajajajaj).

Viguetana ha dit...

Pues aquí siempre serás bienvenida, Vitruvia.
;-)
Yo ya me he pasado por tu blog varias veces.
Un día de éstos me suelto y te escribo también algún comentario.

Lo de "petonets per a tu" está perfecto, por cierto.